Una usuaria se cuela sin cita en una consulta del Centro de Salud Ciudad Jardín e insulta, amenaza y le rompe el medidor del oxígeno en sangre a una médica

La paciente intimidó a la facultativa advirtiéndole que la esperaría en la puerta del centro de atención primaria en actitud violenta cuando terminara su horario laboral mientras intentaba atenderla

El pasado 21 de marzo una usuaria del centro de salud Ciudad Jardín se coló en una de las consultas sin cita previa para exigir que la atendieran de forma inmediata, mientras una médica atendía a otra paciente. La facultativa le instó a que se dirigiera a la recepción para solicitar una cita, pero tras la negativa de esta intentó tranquilizarla y se preocupó de su situación para conocer su estado. 

El sistema sanitario garantiza la atención a un paciente que acude a un centro de salud, como ocurrió con esta agresora, que pese a su actitud anticívica y violenta, fue atendida. Y mientras la atendía, se dedicó a seguir agrediendo y le rompió el saturímetro, un medidor del oxígeno en sangre, y comenzó a gritar, insultar y a amenazarla advirtiéndole que la esperaría en la puerta del centro de salud. 

Un compañero de la profesional controló la situación convenciendo a la paciente a abandonar el centro sanitario y se tomarán medidas con esta usuaria, aunque aún no se ha llevado a cabo ninguna denuncia, dado el estado de la médica, que se encuentra muy afectada.

El Sindicato Médico de Málaga (SMM) apoya a esta compañera en el ejercicio de su profesión y denuncia este nuevo caso de agresión a una facultativa, la décima en la provincia malagueña en lo que va de año, y vuelve a exigir a la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía vigilantes de seguridad en los centros de salud y las medidas necesarias y contundentes para frenar esta situación imparable de violencia.

Asimismo, el SMM anima a los profesionales sanitarios a que denuncien para dar visibilidad a esta lacra (ya que en las tareas de un médico no está la de controlar a agresores), así como a rellenar los formularios de comunicación de agresiones para tener constancia del número real de casos, cuyo perfil que lo sufre es una médica joven en atención primaria.

Este sindicato remarca la importancia de denunciar todos los casos de violencia tanto verbal como física, ya que ningún tipo de agresión a un profesional en su puesto de trabajo está justificado, para que la Justicia determine las consecuencias de las acciones de los usuarios.

Una muestra de ello es la reciente sentencia de febrero de 2024 en la que una paciente ha sido condenada por un delito de amenazas a una médica en la provincia de Málaga a 6 meses de prisión y la prohibición de aproximación a una distancia inferior a 500 metros y comunicación respecto a la profesional agredida durante 5 años con la prohibición de acudir al centro de salud del municipio de Alhaurín de la Torre durante un lustro. 

Málaga 5 de abril de 2023