Todas las urgencias de la provincia de Málaga se desbordan en estas fechas

El incremento de asistencia de usuarios a los centros sanitarios y de llamadas a emergencias sobrecargan el trabajo de los médicos ante la falta de profesionales, medios y ambulancias

Las circunstancias y la falta de previsión han obligado a no poder contar esta mañana con personal facultativo en las dos ambulancias del centro de salud Las Albarizas de Marbella

Hospital Regional

La asistencia de usuarios al servicio de urgencias en el Hospital Regional de Málaga ha aumentado estos días muchísimo, concretamente entre un 15 y un 20% más de lo habitual, sobre todo, en el circuito respiratorio, que se ha incrementado el doble teniendo que reforzar con personal de otro centro hospitalario y abriendo una consulta más.

Hospital Universitario Virgen de la Victoria, Hospital Valle del Guadalhorce y HAR de Benalmádena

Asimismo, en el Hospital Universitario Virgen de la Victoria también se ha notado un incremento de pacientes que han acudido a urgencias. Como ejemplo, el pasado martes más de 1.000 atenciones urgentes en los tres centros que forman el complejo hospitalario.

Atención Primaria Málaga

En el Distrito Sanitario Málaga han cerrado por la tarde varios centros de salud en estas fechas navideñas debido al insuficiente número de profesionales con el que cuenta para poder dar asistencia a tiempo completo en todos los centros. Por tanto, los pacientes con necesidad de asistir a una consulta de urgencias por la tarde tienen que desplazarse a los de Puerta Blanca, Cruz de Humilladero, El Cónsul y La Roca, según el centro de origen.

Desde el inicio del mes de diciembre, sobre todo, con el puente, ha aumentado la demanda asistencial por procesos virales respiratorios y las agendas médicas han aumentado en la misma medida, de manera que hay algunos médicos en el Distrito Málaga que llegan a atender de 50 a 60 pacientes en su jornada ordinaria cuando debe estar limitado a 35. 

La actividad de las urgencias extrahospitalarias en el Distrito Málaga también ha visto un incremento progresivo en este mes tanto en fines de semana como de lunes a viernes, del 20 al 30%, con picos en medio de los puentes que desbordan toda la actividad la de interior como la de ambulancias.

En el Valle del Guadalhorce también se nota el incremento de la demanda en las consultas de urgencias mayor que el de otros años, que está siendo especialmente grave en el centro de salud de Alhaurín El Grande en el que un solo equipo de urgencias tiene que atender más de 150 consultas en una guardia de 24 horas, poniendo en riesgo la salud de los trabajadores y la actividad asistencial. Es evidente la necesidad de refuerzo de este equipo, incluso el planteamiento de un segundo equipo permanente de persistir este número de consultas.

Urgencias-emergencias extrahospitalarias

Los Centros Coordinadores de CES 061 que gestionan todas las llamadas de urgencias-emergencias sanitarias de Andalucía, ya de por sí deficitarios en cuanto a número de médicos coordinadores que atienden y asignan los recursos sanitarios, han sufrido un incremento porcentual de llamadas en estas fechas, alcanzando las mismas cifras que en la pandemia, teniendo que ser reforzados para poder paliar las actuales circunstancias.

La situación de estos médicos coordinadores es de estrés continuo ante la gran sobrecarga de trabajo y la responsabilidad que ello conlleva, que además se agrava ante la falta crónica de recursos para atender los requerimientos de la población.

Las ambulancias-unidades SUAP de urgencias, lejos de incrementarse como sería lo deseable ante el aumento de patología y población ya previsible en nuestra provincia, incluso decrecen en efectivos, siendo en ocasiones derivado el médico a centros de salud para atender urgencias dentro de los mismos. Asimismo, las unidades SUAP de Ronda o Antequera se tienen con frecuencia que movilizar para el traslado de pacientes críticos de sus hospitales comarcales a los de Málaga capital al no estar disponible la única ambulancia de traslado de este tipo de pacientes para toda la provincia, dando como resultado la sobrecarga de sus unidades y puntos de urgencia.

Todas estas acciones repercuten directamente sobre los pacientes y sus familiares que ven las horas pasar sin que ningún médico acuda a atenderlos unido a la impotencia de los sanitarios que no pueden más.

Desde el SMM se viene reclamando la contratación de más médicos para así incrementar el número de unidades SUAP, una segunda unidad medicalizada de traslados interhospitalarios y, con todo ello, poder dar respuesta eficaz a situaciones dramáticas que en estas fechas se hacen aún más dolorosas.

Igualmente, se reclaman para las salas de coordinación de urgencias y emergencias planes de contingencia anuales con suficiente previsión y el aumento estructural diario de médicos coordinadores para que su trabajo se pueda desarrollar en condiciones adecuadas. 

Ronda

En urgencias, todos los días, salvo el 21 de diciembre, se ha incrementado ampliamente por encima de la media diaria. Especialmente al final del periodo con una afluencia de un 35% mayor. Estos datos requerirían ya la activación del Plan de Alta frecuentación y se ha solicitado a la dirección del área. Por ahora, aún no se ha activado.

En la atención hospitalaria, aunque se mantiene la ocupación alrededor del 60%, los ingresos de medicina interna han subido un 20% en estos siete días. Las plantas de medicina interna y especialidades médicas están llenas y lo que ha aumentado es el número de ingresos ectópicos de sus pacientes en las camas libres de las plantas quirúrgicas. La patología predominante es respiratoria con repuntes casi por igual de gripe, Covid y virus respiratorio sincitial.

En atención primaria se observa en estos mismos días un aumento en torno al 20% de las urgencias diarias atendidas en el punto de urgencias de Ronda Norte. Se está buscando disponibilidad entre los profesionales para poner un refuerzo fijo en ese punto para enero y febrero, por ahora, en horario de tarde, de 15:00 a 20:00h, las horas con mayor afluencia.

Costa del Sol

Existe una sobredemanda excesiva en la unidad, con una saturación mantenida en el tiempo y con inadecuación de los recursos a las necesidades poblacionales, sobre todo del personal facultativo que es el responsable de todo el proceso asistencial del ciudadano. Desde hace mucho tiempo la actividad habitual ha dejado de ser personalizada, integral, amable.

El ciudadano deja de ser el eje del sistema, sometiéndolo a esperas inadmisibles y hacinamientos que ponen en riesgo su seguridad. Como consecuencia de esta saturación existe esa situación: una sala de espera sin capacidad para acoger a todos los pacientes debido a las demoras, teniéndose en momentos puntuales que sentarse en el suelo. En ocasiones, cada vez más frecuentes, se ha tenido que recurrir a la presencia del personal de seguridad para controlar “auténticos mítines y desórdenes públicos” provocados por la agresividad de pacientes y familiares hacia los profesionales de urgencias, poniendo en peligro no sólo la integridad física sino también moral de los que allí trabajan. Los médicos no pueden asumir todos los nuevos pacientes que llegan cada hora, generándose así estas colas.

Igualmente, hay colas de pacientes trasladados por DCCU (Dispositivos de Cuidados Críticos y Urgencias) con prioridad II (asistencia en menos de 15 minutos) para ser atendidos por un facultativo que a su vez tiene colas de hasta 5 horas para atender a los pacientes de su consulta demorable (que teóricamente deberían ser atendidos algunos antes de 60 minutos).

También, hay hacinamiento de hasta más de 25 pacientes en una observación-2, donde sólo hay realmente 19 puntos de asistencia con 4 boxes y 15 camas. Destacando la existencia en estas horas punta de hasta 7 camillas en un espacio de 25 metros cuadrados u un grave problema de seguridad e intimidad.

Por último, existe una mezcla de pacientes en observación que debe catalogarse de negligente. Debido a la saturación del espacio y el retraso en el ingreso de pacientes en hospitalización convencional, la observación de urgencias se ve obligada a mantener en el mismo lugar a pacientes inestables como coronarios, sépticos, politraumatizados y pacientes terminales... junto a pacientes psiquiátricos y agitados y sin la separación física óptima de intimidad y seguridad ya comentada.

Una situación que dadas las circunstancias y la falta de previsión han obligado a no poder contar esta mañana con personal médico en las dos ambulancias del centro de salud Las Albarizas de Marbella.

Por todo ello, desde el SMM solicitamos la implementación de medidas correctoras y una previsión con la suficiente antelación para poder solventar todas estas deficiencias.

Málaga, 29 de diciembre de 2023