El SAS deja indefensos y abandonados a los médicos ante las agresiones al maltratar a sus propios letrados

Los facultativos se encuentran indignados con la Junta de Andalucía al conocer que los abogados de la administración sanitaria no darán asistencia en casos de agresiones

Los médicos no solo continúan sufriendo las consecuencias de la pandemia del Covid-19 y la nefasta política de la Junta de Andalucía en materia sanitaria, entre otros muchos problemas que se cuecen en una olla a presión constante en sus puestos de trabajo. Asimismo, en los últimos años se ha visto incrementada una desbocada vorágine de violencia de los usuarios con los facultativos, fruto de la indignación de una situación de la sanidad en la comunidad autónoma andaluza cada vez más diezmada, aunque no por ello, justificada, ya que los profesionales no son los culpables directos del desconcierto.

Para colmo, la pasada semana los médicos conocieron que a partir de ahora los letrados de la Administración Sanitaria de la Junta de Andalucía sólo prestarán asistencia jurídica a los profesionales sanitarios en los casos de agresión física, en señal de protesta “ante la situación de abandono, falta de medios y estructura organizativa adecuada”, según esgrimen. Unos motivos que los trabajadores de la sanidad andaluza entienden y llevan padeciendo durante décadas con el incumplimiento de promesas por parte de la Administración.

A esto también se le une la falta de pago desde junio del 2023 a los sanitarios que colaboran en los trasplantes, trabajo que realizan fuera de su jornada en cualquier hora y día del año.

Estas medidas de presión que se han visto forzados a llevar a cabo los abogados dejan indefensos a los sanitarios, a los que está obligado el SAS a proteger jurídicamente.

Por tanto, este sindicato exige que se apruebe un nuevo decreto que regule la asistencia jurídica que vienen prestando los letrados.

Asimismo, para el SMM es una vergüenza que la Junta de Andalucía no se tome en serio un tema tan grave e importante como son las agresiones, que sufren los sanitarios diariamente.

Málaga, 20 de diciembre de 2023