Comunicado del SMM a las críticas del acuerdo de primaria

Estimados/as compañeros/as:

Estos días asistimos a las críticas emitidas desde otras organizaciones sindicales al acuerdo alcanzado entre el SMA y la Consejería de Salud. En sus comentarios encontramos un absoluto rechazo y desprecio por este acuerdo, por eso nos vemos obligados a responder y aclarar lo que significa este acuerdo que tanto ha costado alcanzar.

No se ha aceptado ninguna fórmula de trabajo diferente de lo que ya es habitual en los centros de salud: módulos rotatorios entre los profesionales para atender los pacientes que acuden sin cita (que deberán pasar previamente por un filtro en las consultas de acogida de enfermería) y el uso de las Continuidades Asistenciales, que se vienen usando para reducir la demora siempre con carácter voluntario.

Con este acuerdo, se marca por primera vez un tope máximo de pacientes a atender, tanto para Medicina de Familia como para Pediatría de Atención Primaria, en un número que permite dedicar una media de 10 minutos por paciente para los médicos de familia y 15 en el caso de Pediatría. Algo que llevamos persiguiendo más de 20 años.

Cuesta entender como un fracaso el hecho de haber conseguido la autorización de los desdoblamientos de cupo necesarios para mejorar la plantilla de profesionales, que se verá aumentada en 33 médicos de familia y 5 pediatras en el Distrito Sanitario Málaga Guadalhorce. Un número que se ajusta bastante a los cálculos realizados por el Sindicato Médico de Málaga, cuyo aumento de plantilla será clave para alcanzar el objetivo del acuerdo.

Hay que recordar que estos máximos engloban tanto consultas clínicas, como telefónicas, administrativas, domiciliarias y programadas. Supone el fin de los bises y pacientes insertados indiscriminadamente a lo largo de la jornada, el fin de las agendas paralelas. Si un profesional tiene que atender una consulta de urgencias no demorable, no tendrá su agenda simultáneamente abierta, por lo que no se podrán solapar dos actividades.

También, se ha conseguido regular las continuidades asistenciales. El aumento de jornada que se realiza de forma voluntaria por los profesionales no podía estar fuera de este acuerdo. Quienes aumentan su jornada de forma voluntaria hasta ahora tienen unas agendas en las que deben atender a 36 pacientes en 5 horas. Con el acuerdo se ha conseguido una reducción de esta cifra quedando en 25 pacientes como máximo para poder disponer de una media de 10 minutos por paciente y su merecida pausa.

Para el SMA ha sido un año muy intenso con múltiples trámites: carrera profesional, VEC, bolsa, OPE, traslados, solicitudes, incidencias, alegaciones, reclamaciones en casos de maternidad/paternidad, reclamar la inserción de bises constantemente, insistir en la necesidad de una mejor coordinación de atención primaria y hospitalaria para reducir la excesiva burocracia de los centros de salud, explicar en los distritos y hospitales que las teleconsultas deben ser una herramienta más y no una imposición como vía única de derivación, problemas de todo tipo… Por ello, hemos echado en falta la presencia de muchos compañeros en las 18 concentraciones en repulsa de las agresiones sufridas, para hacer pública su denuncia y la exigencia de reforzar las medidas de seguridad en todos los centros sanitarios, así como en las 9 concentraciones en defensa de la mejora de las condiciones laborales y retributivas de los servicios de urgencias extrahospitalarias y de los Dispositivos de Apoyo, del mismo modo que en la jornada de paro convocada por los Dispositivos de Apoyo en junio de 2022, y en las 9 concentraciones en defensa de la Atención Primaria.

Asimismo, hemos trabajado intensamente  en el análisis del plan regional de atención primaria en Andalucía y cómo nos afecta a los facultativos, con  el cálculo de ratios de pacientes asignados y el del déficit de profesionales en el DSMG y su persistente reclamación al distrito sanitario, con el análisis de diferentes propuestas para mejorar las condiciones laborales de compañeras/os con agendas infinitas e inabarcables, con las que se conocen cuántos pacientes hay que atender al empezar la jornada, pero nunca cuántos habrá al finalizar.

El hecho de que haya muchos más puntos que negociar no explica que se rechace  aumentar la dimensión de las plantillas, acotar el número de pacientes por profesional con agendas blindadas sin bises, ni agendas paralelas, mejorar el tiempo de atención por paciente tanto en jornada ordinaria como en continuidad asistencial, pues todo ello es básico para poder mejorar las condiciones laborales de los médicos/as  y pediatras de atención primaria, para poder empezar a gestionar realmente nuestras  agendas, programar nuestros  pacientes a revisar en el centro o en el domicilio, recuperar la posibilidad de cuidar más dignamente de nuestros pacientes, mejorar la atención dedicada a la formación de nuestros MIR, y, en definitiva, a dar una mayor calidad en la atención al paciente y encontrarnos más satisfechos con nuestro trabajo.

Es obligación de todos vigilar la aplicación de dicho acuerdo en los 34 distritos sanitarios de Andalucía, comprobar la implicación real de la Administración en la búsqueda de soluciones para las dificultades que se planteen y denunciar los obstáculos que reviertan en un continuo riesgo para la salud laboral de nuestros profesionales, exigiendo que se implanten todas las medidas necesarias para solventarlos.

Pero antes hay que esperar a la ratificación del acuerdo en la mesa sectorial de Sanidad en este mes de febrero, donde cada cual explicará los motivos por los que rechaza la limitación de las cargas de trabajo en atención primaria. No vale la excusa de que no es bastante. No es excluyente acordar reducir la presión asistencial y mejorar las plantillas con seguir luchando por todo lo que nos queda por delante. Tenemos que avanzar paso a paso, en una acción consistente, todos/as unido/as en un objetivo común: salvar la atención primaria, sumando, no dividiendo.

Fdo. Comité Ejecutivo SMM