Miércoles 5 Agosto 2020

 facebook  twitter  instagram 

Notas de Prensa

CABSMMA

Unos 350.000 euros, el presupuesto de las adaptaciones que ha exigido Bomberos para autorizar la apertura total del centro hospitalario, es la excusa de la consejería para no tener el hospital a pleno rendimiento después de más de trece años

El Sindicato Médico de Málaga (SMM) exige al actual gobierno de la Junta de Andalucía que cumpla con estas medidas de forma urgente

El Hospital Valle del Guadalhorce nació con ocho años de retraso, su inauguración fue en 2016, a medio gas y algo descafeinado al ser una apertura parcial. Hoy, cuatro años después, sigue sin estar en pleno funcionamiento, a pesar del déficit en recursos sanitarios que tiene Málaga.

Pese a los años que han transcurrido desde entonces, más de doce, aún quedan algunos flecos pendientes. Es el caso de la ejecución del plan de seguridad del centro hospitalario cuyas correcciones continúan sin llevarse a cabo. El presupuesto de las medidas que se tienen que realizar ronda unos ridículos 350.000 euros, y para desgracia de los malagueños se desconoce cuándo se materializarán los trabajos en este centro sanitario para que funcione con todas las garantías y no siga enquistado en el tiempo.

Ante tanta desidia, el Sindicato Médico de Málaga (SMM), además de exigir la celeridad de la ejecución de este proyecto, cree conveniente ante el crecimiento de la demanda de las urgencias en los últimos meses, adecuar los puestos asistenciales con el aumento de la plantilla de médicos y no seguir cargando de forma irresponsable a ésta, que es insuficiente y se encuentra desbordada de trabajo, asumiendo el riesgo de no poder atender con calidad ni seguridad a la población como se merece.

El centro hospitalario ofrece actualmente atención sanitaria a una población de más de 100.000 habitantes procedentes de 13 municipios malagueños, en concreto, de las localidades de Alhaurín el Grande, Álora, Alozaina, Ardales, Carratraca, Cártama, Casarabonela, Coín, Guaro, Monda, Pizarra, Tolox y Yunquera.

Málaga, 30 de enero de 2020