Martes 28 Enero 2020

 facebook  twitter  instagram 

El compromiso de la Junta es licitar antes de finales de marzo el anteproyecto del nuevo Regional

Tiene pendiente de completar los de Marbella, Cártama, Benalmádena y Estepona

Fuente: malagahoy.es

La Consejería de Salud tiene demasiadas asignaturas pendientes con la provincia de Málaga. Debe hacer realidad de una vez el nuevo Regional que los ciudadanos llevan esperando casi dos décadas y completar otros cuatro hospitales que están en distintas fases de ejecución: abrir el de Estepona, acabar el de Benalmádena, finalizar la ampliación del de Marbella y poner en funcionamiento una planta de hospitalización en el del Guadalhorce. En resumen, debe invertir muchos millones si quiere que la provincia deje de estar a la cola de Andalucía en la ratio de cama hospitalaria por habitante.

El gerente del SAS, Miguel Ángel Guzmán, dijo hace un mes que Málaga será “una prioridad absoluta”. Pues en 2020 llega la hora de demostrarlo con hechos.

Además de los proyectos hospitalarios, Salud debe terminar la reforma de las Urgencias del Regional, ampliar el centro de salud de El Palo, aumentar la duración de los contratos, incrementar las plantillas, fortalecer la atención primaria y atajar las desbocadas listas de espera. Mucha tarea para 2020 y los años sucesivos.

TERCER HOSPITAL

El compromiso de la Junta de Andalucía es licitar el anteproyecto del nuevo Regional en el primer trimestre de este año y que esté listo para el próximo verano. En los presupuestos autonómicos se prevén 2,6 millones de euros para avanzar en la iniciativa.

En marzo pasado, la Diputación cedió a la Junta el terreno de los aparcamientos del Civil para el proyecto. Y según la Administración andaluza, se construirá en ese solar. El consejero de Salud, Jesús Aguirre, dijo que el objetivo es inaugurarlo antes de finales de 2026. Al ritmo que lleva el proyecto, difícilmente se cumpla este plazo.

HOSPITAL REGIONAL

El actual Regional se ha quedado pequeño y está obsoleto. No aguanta los años que le queden por delante hasta que se abra el nuevo hospital si no se le pone una inyección de inversiones. La Consejería ya ha iniciado la reforma de las Urgencias, que según el gerente del SAS se acabará en 2020.

Pero los sindica

tos advierten que el problema es estructural en el hospital porque faltan camas, tanto en las plantas como en la UCI; lo que provoca tapones frecuentes en ese área asistencial porque no hay sitio para que ingresen los pacientes.

Reforzar los centros de salud y ampliar El Palo, los otros retos

Si una persona no encuentra rápida solución en su centro de salud a su problema –por banal que sea– acaba en las urgencias de un hospital. De ahí que tanto profesionales como sindicatos reivindiquen una atención primaria potente y resolutiva.

Sin embargo, la falta de cobertura de bajas es el principal lastre de este nivel asistencial. Mientras en la atención especializada, además de plantilla, hay déficit de infraestructuras, en este ámbito –el más próximo a la población– la falta de sustituciones es su principal problema. Reforzar los equipos en todas las categorías es otro de los retos de la Administración sanitaria que este año cuenta por vez primera con un presupuesto para sanidad de más de 10.000 millones de euros a nivel autonómico.

Otro reto de la Junta en la atención primaria malagueña es la ampliación del centro de salud de El Palo. A mediados de diciembre, vecinos, sindicatos y profesionales se concentraron ante esas instalaciones para reclamar que se acometa el proyecto. Precisaron entonces que cuando se abrió el centro atendía a unas 26.000 personas y en la actualidad ya va por unas 36.000. Además, denunciaron que la falta de espacio físico obliga a los profesionales al sistema de “consultas calientes” en el que los sanitarios tienen que compartir de forma sucesiva el sitio donde atienden a los pacientes.

El Ayuntamiento –que tiene que aportar el suelo para el proyecto– sostiene que con la Junta avanza en conversaciones para ampliar las instalaciones “en el menor tiempo posible”. El Consistorio ya aprobó hace un año por unanimidad una moción en la que instaba a la Junta a ampliar el centro de salud.

HOSPITAL CLÍNICO

El proyecto más importante que tiene por delante el Clínico al cumplir sus 30 años es la obra para duplicar su capacidad en el área de Radioterapia. En la actualidad tiene dos equipos para esos tratamientos oncológicos. Gracias a la donación de la Fundación de Amancio Ortega pasará a tener cuatro, ya que aunque recibe tres aparatos de última generación, uno de los antiguos será sustituido. El centro sanitario está inmerso en la obra de los búnkeres de aislamiento para estos equipos.

HOSPITAL DE ESTEPONA

El Ayuntamiento (PP), ante el incumplimiento del anterior Gobierno autonómico (PSOE), se gastó 17 millones de euros y le construyó el hospital. Tras el cambio político, ahora es una Junta gobernada por PP-Cs la que tiene el reto de ponerlo en marcha. Salud ya comprometió hace varios meses su apertura para 2020. O sea, que toca en este año. Cuando se pregunta a la Administración sanitaria por qué no se abre si está terminado, la explicación es que los técnicos están “rehaciendo” el plan funcional porque deben acometerse modificaciones en las instalaciones antes de recepcionar el edificio.

HOSPITAL COSTA DEL SOL

La ampliación se bloqueó en 2010. Y así estuvo hasta abril pasado, cuando la Junta pagó 12 millones para rescatar la concesión. El proyecto inicial preveía sumar 120 camas y una unidad para enfermos mentales graves, un déficit clamoroso en la zona occidental de la provincia. El rescate de la concesión se culminó en mayo pasado.

Según informó el hospital, una vez que la obra ha pasado a ser gestionada por la Agencia Sanitaria Costa del Sol se han modificado los contratos para la gestión del parking, “asumiendo todos los servicios necesarios de seguridad, mantenimiento, limpieza y control de accesos, mientras se culmina el Convenio con el Ayuntamiento de Marbella para la gestión del aparcamiento”. El centro sanitario indica que también se ha limpiado la parcela de la obra paralizada desde 2010 y se ha asegurado el vallado perimetral.


EL GERENTE DEL SAS DIJO QUE MÁLAGA SERÍA UNA “PRIORIDAD ABSOLUTA”. ES HORA DE DEMOSTRARLO

“En la actualidad, la Agencia Sanitaria Costa del Sol está trabajando en un nuevo plan funcional cuyo proyecto y obras serán licitados posteriormente”, informó el hospital. Según el centro sanitario, este nuevo proyecto –que está bastante avanzado– supone una actualización del proyecto original. Los cambios se están definiendo con la participación de los profesionales. “Se está trabajando sobre la planificación de instalaciones que se ubicarán en el nuevo edificio, así como la reorganización de espacios en el edificio antiguo”, detalló el hospital.

HOSPITAL DEL GUADALHORCE

A casi cuatro años de su apertura, tiene aún pendiente de abrir una planta de hospitalización de 22 camas, que podría incluso albergar el doble de pacientes (44). Pese a la falta acuciante de camas en la provincia, esas siguen sin abrirse y la sospecha de sindicatos y profesionales es que no hay dinero. Tampoco hay fecha para la puesta en marcha de esta última fase del proyecto.

HOSPITAL DE BENALMÁDENA

El proyecto para crear consultas de Dermatología, Oftalmología y Urología –especialidades de las que ahora carece– estaba a punto de aprobarse en 2018, pero el cambio de gobierno lo paralizó. Además, el hospital sigue infrautilizado doce años después de su apertura. El Sindicato de Enfermería (Satse) estima que el 30% “está aún en los ladrillos” y que sólo tiene 34 camas frente las 40 que podría sumar.

Además –al igual que el Hospital del Guadalhorce– sólo tiene ingresos de corta estancia y poca complejidad. Su hospitalización abre de lunes a viernes y este último día únicamente en turno de mañana. “Aquí no hay cambios ni obra y el proyecto para incorporar las tres especialidades que faltan está paralizado”, asegura el delegado de Satse, José María Fernández.

HOSPITAL DE MIJAS

Prometido por el anterior Gobierno autonómico, nunca se hizo. El actual equipo municipal ha ofrecido suelos a la Junta y le ha pedido que se pronuncie sobre la idoneidad de los terrenos.


El desafío de recuperar la plantilla perdida

La crisis ha castigado con dureza las plantillas de la sanidad pública. Un informe de CCOO estima que entre 2009 y 2017, la provincia perdió entre todas las categorías un total de 1.893 trabajadores. Es la mayor sangría de toda la comunidad autónoma ya que Sevilla –la segunda provincia más golpeada por los recortes– vio mermadas sus plantillas en 1.201 empleados. Recuperar empleos es la reivindicación de los sindicatos y debe ser otro de los retos de la Administración.

“En ninguna otra provincia ha habido un recorte tan pronunciado”, denunció en su informe la central sindical. CCOO matizó que esa pérdida de empleo era “consecuencia directa de las políticas restrictivas del PP a nivel de todo el Estado, con la imposición de la tasa de reposición 0 durante tres años”.

De acuerdo al análisis de la organización sindical, entre 2009 y 2017 la comunidad autónoma perdió 9.271 empleados sumando todas las categorías. El dato supone que la merma de las plantillas en la provincia de Málaga representa el 20,42% del total regional.

Pero los puestos perdidos durante la crisis no son el único problema. La falta de sustitución de bajas, permisos reglamentarios y vacaciones sobrecarga a los trabajadores y merma la calidad asistencial de los usuarios. El escaso personal se traduce en cierre de camas en los hospitales durante las vacaciones de verano y más días de espera a la hora de acceder al médico de cabecera o el pediatra en los centros de salud.

En las últimas semanas de 2019, hubo protestas a las puertas de los centros sanitarios por la falta de personal. El responsable de Sanidad de CCOO, Rafael González, advierte que tras el impasse navideño analizarán la situación. Y avisa: “Si no se renuevan los contratos, volveremos a la calle”.