Jueves 2 Abril 2020

 facebook  twitter  instagram 

El Ejecutivo andaluz puede hacer el centro sanitario donde quiera siempre que declare la obra de Interés Autonómico, lo que vincularía al Ayuntamiento

Fuente: laopiniondemalaga.es

La Junta de Andalucía ha pedido al Ayuntamiento terrenos de hasta 200.000 metros cuadrados para ubicar el tercer hospital, una vez que los responsables dudaron sobre si instalarlo o no cerca del Civil, suelos que debían tener una orografía determinada en la que se pudiera trabajar, según pudo saber este periódico. Esos terrenos que estarían siendo barajados por el Consistorio a requerimiento de los técnicos autonómicos se situarían al norte de la ronda este, apuesta del alcalde malagueño, Francisco de la Torre.

El Ayuntamiento, de hecho, está valorando diversas opciones, y la Junta ya ha hecho varias propuestas, pero no hay nada decidido. De hecho, el Consistorio ha respondido ya a varias solicitudes autonómicas al respecto.

De cualquier forma, la Junta puede elegir el terreno que le plazca, no por una actitud aparentemente discrecional, sino porque la ley se lo permite. Así, la instrucción 7/2019, emitida por la Dirección General e Ordenación del Territorio y Urbanismo, regula la declaración de Interés Autonómico de una determinada actuación urbanística y, si en el caso del hospital esta se produce siguiendo los pasos legales, obligará al Consistorio a hacer lo que desea el Ejecutivo andaluz. Sería algo parecido a cuando se declaró de interés general la extensión de la obra del metro hasta el Hospital Civil.

Si se produce una declaración de este tipo para el hospital, ello lleva implícito otra declaración de la utilidad pública y la necesidad de urgente ocupación a los efectos de la expropiación forzosa de los bienes y derechos necesarios para su ejecución; además, dado el excepcional interés público que conlleva la declaración de Interés Autonómico, la construcción y puesta en funcionamiento no estarán sujetas a licencias ni, en general, a actos de control preventivo municipal. En consecuencia, la aprobación de la declaración legitimará inmediatamente la ejecución de la infraestructura.

Asimismo, las determinaciones de los estudios, proyectos y planes relativos a las actuaciones objeto de la declaración «vincularán directamente al planeamiento del municipio o municipios afectados, que (...) deberán incorporar dichas determinaciones con ocasión de la siguiente innovación urbanística». «Los proyectos y planes relativos a estas actuaciones deben contener las determinaciones necesarias que garanticen su integración en la ordenación estructural del Plan General, conllevando su innovación». Es decir, que la Junta, en teoría y según la norma, puede elegir el suelo que desee, aunque se está haciendo todo en conversaciones con el Consistorio.

Sin ir más lejos, el alcalde insistió el pasado martes en que la Junta y el Ayuntamiento están pensando «en un proyecto de mayor envergadura y ambición con nuevas instalaciones que son convenientes añadir para ofrecer un mejor servicio a los usuarios y sus familiares». El proyecto requeriría una extensión que iría de los 80.000 a los 200.000 metros cuadrados. «Hay que barajar todas las posibilidades, para después pasar el estudio al propio terreno, conexiones a los sistemas viarios, así como formas de conseguirlo». «De momento, no vemos otros espacios que sean adecuados. Puede haber otras zonas, pero esta se encuentra centrada en la ronda este y puede dar servicio a la mitad de la ciudad», dijo.