Lunes 24 Septiembre 2018

 facebook  twitter  instagram 

 

Facultativos de urgencias del Hospital Civil y de los centros de salud de Malaga critican la falta de planificación para contratar a profesionales en verano y se movilizan contra la mala gestión

MANFHCVFuente: diariosur.es

El verano se presenta caliente, y no solo por la subida de las temperaturas, en la sanidad pública malagueña. El descontento entre los profesionales del SAS crece a causa de las insuficientes sustituciones del personal que coge sus vacaciones en el periodo estival. Médicos de urgencias hospitalarias y de centros de salud se han rebelado contra el SAS y no están dispuestos a permanecer callados ante la sobrecarga de tarea que se les presenta este verano por la escasez de contrataciones hechas por el SAS. Los facultativos están dispuestos a movilizarse si los gestores no les garantizan un número aceptable de sustituciones, algo que de momento parece complicado. Un número importante de los contratos ofrecidos son en precario y para cubrir muchas guardias.

Los primeros en denunciar «la penosa» situación por la que atraviesan han sido los facultativos de urgencias del Hospital Civil, que ayer se concentraron en la puerta del edificio para expresar su repulsa ante la falta de contrataciones con las que encarar el trabajo con un mínimo de seguridad en los meses de verano, cuando aumenta la cifra de pacientes que atienden (especialmente en agosto). Aunque la gerencia comunicó ayer la contratación de dos médicos extracomunitarios (son de Sudamérica), los facultativos de urgencias del Civil consideran que hacen falta más refuerzos, porque esos contratos son para suplir dos bajas, pero que para el verano los efectivos son insuficientes. «Estamos satisfechos con esos dos contratos, pero seguiremos bajo mínimos. Llueve sobre mojado», aseguraron fuentes médicas consultadas por este periódico, que criticaron la mala planificación de los dirigentes, la precariedad de los contratos que el SAS ofrece (los definieron de ser «indignos») y la incapacidad de fidelizar a los médicos que acaban su formación como residentes.

Asimismo, criticaron que el dinero que reciben por las guardias no cotiza a la Seguridad Social. «Nos encontramos achicharrados. Trabajar en las urgencias de un hospital es muy duro. Y todo se agudiza en verano cuando hay compañeros de vacaciones que no son sustituidos, lo que obliga a hacer un esfuerzo extra para atender a la población. Parece que los gestores no quieren darse cuenta de que así no podemos seguir», se lamentaron las fuentes.

El argumento dado por los gerentes de hospitales y de los distritos de atención primaria de que no hay médicos de familia disponibles es cuestionado por el Sindicato Médico de Málaga (SMM) y por la plataforma 'Basta ya' (integrada por unos 300 facultativos de atención primaria). «Médicos hay, lo que ocurre es que prefieren trabajar en otros lugares, en unas condiciones laborales mejores, mayor sueldo (puede haber hasta 1.000 euros de diferencia) y menos carga de explotación», explicó el portavoz de 'Basta ya', Carlos Bautista. «Entre los facultativos de los centros de salud de Málaga hay un malestar brutal. La gente está muy quemada. No descartamos nada, incluso una huelga», dijo Bautista, que participó anoche en una reunión celebrada en el Colegio de Médicos para analizar el problema y decidir cómo actuar. El encuentro sirvió para recibir asesoramiento legal y el apoyo del SMM. Los asistentes acordaron hacer cuatro concentraciones los miércoles de julio y otras dos los dos primeros miércoles de septiembre, mes en el que se empezará a planificar una huelga en los centros de salud de Málaga.

El presidente del Sindicato Médico, Antonio Martín Noblejas, tiene claro de quién es la responsabilidad de los problemas que soportan los profesionales. «Los que dirigen el SAS tienen que darse cuenta de que el sobresfuerzo que hacen los médicos en verano, cubriendo a los compañeros que están de vacaciones, hay que retribuirlo. Lo que no puede ser es que encima de que no contratan quieran ahorrarse ese dinero no pagando a los facultativos de los centros de salud que asumen una sobrecarga de trabajo», señaló Martín Noblejas. A su juicio, hay que abordar la eliminación del complemento de exclusividad de los médicos de la sanidad pública andaluza, ya que eso permitiría recuperar a muchos profesionales y facilitaría las contrataciones.

La visión de la Consejería de Salud y del SAS es la otra cara de la moneda. Así, precisan que se contratarán a más de 3.700 profesionales en el periodo estival en la provincia de Málaga, con una inversión para el plan de verano de 25,2 millones de euros. En cuanto a la asistencia reiteran que estará garantizada en todo momento. Por su parte, los gerentes de hospitales y de atención primaria se escudan en que no encuentran médicos disponibles, sobre todo de familia, para cubrir esas sustituciones, pese a que, aseguran, los buscan por todas partes.

 

 

Área privada

Introduzca sus credenciales para acceder a la parte privada de la web

Convenio para los Afiliados

El fraude de las Subastas