Lunes 24 Septiembre 2018

 facebook  twitter  instagram 

 

Algunos enfermos llevaban en la sala de espera desde la madrugada del día anterior y otras horas para pasar a planta

Día de mucho ajetreo, nervios y malestar de pacientes y familiares en el servicio de Urgencias del Hospital Clínico. Algunos enfermos acumulaban más de 12 horas de espera y otros aguardaban a que quedaran camas libres para pasar a planta. Los enfermos ocupaban los sillones y los familiares tenían que esperar de pie. También había enfermos en varias camillas colocadas en los laterales de la sala de urgencias.

urgclicola

Fuente: diariosur.es

«Llegamos a las cuatro de la 

madrugada, y aquí seguimos», decía una mujer aquejada de un dolor de vientre. A las tres de la tarde de ayer le hicieron una nueva analítica, «para descartar que se trate de apendicitis», comentaba el marido. «Y tardará al menos dos horas, así que vamos a estar aquí más de doce horas».

Una joven ocupaba una de las camillas. Su madre comentó que llegaron al hospital a las 10 y cuarto de la noche del domingo, y ayer a las cuatro de la tarde aún estaban esperando. La joven tiene dolor de vientre y, además de analíticas le han realizado una ecografía y un TAC, pero los médicos aún no sabían con certeza qué le pasa. «Aquí seguimos, ya más de 20 horas esperando, de pie porque no hay sitio para poder sentarnos, y esperando nuevas pruebas y resultados. Ya hemos pasado por tres turnos de médicos, le han realizado tres analíticas y hasta última hora no han mostrado interés por mi hija», denunciaba la madre.

Otro caso era el de un joven que había llegado con su padre, ya mayor, a las 10.30 de la mañana. Estaban esperando los resultados de las pruebas. Ya el sábado acudieron al mismo servicio, y estuvieron desde las 13 a las 19 horas por un dolor que resultó ser piedra en la vesícula. Una señora mayor, con problemas de circulación, estaba en una silla de ruedas, esperando camas libres para pasar a planta.

Desde el Sindicato Médico no se quería hablar de colapso en el servicio de urgencias, pero sí reconocían un 'pequeño atasco' y que no parecía normal que en el mes de junio, sin llegar todavía a la temporada alta de verano, se den esas situaciones. Y que circunstancias como las que se daban ayer, de personas aguardando durante horas, son habituales. Respecto a la espera de pacientes para pasar a planta, indicaron que por la mañana hay pocos ingresos, pero que por la tarde ya quedaban camas libres.

Desde la Delegación de Salud se descartó que haya falta de personal en las Urgencias del Vírgen de la Victoria. «todo lo contrario, las trece consultas de la Policlínica de urgencias están funcionando a pleno rendimiento», indicaron. No obstante, informaron de que hubo una avería puntual en una máquina de rayos, que se resolvió durante la jornada. «Ningún paciente se ha visto perjudicado puesto que las pruebas se han llevado a cabo en otro de los aparatos de que dispone el Hospital mientras se resolvía la incidencia», aseguraron.

Estas primeras incidencias en el verano se producen solo cuatro días después de que varios colectivos sociales se unieran para exigir una sanidad de calidad. Consiguieron reunir a 2.500 personas en una manifestación, el pasado jueves, para reclamar el nuevo hospital, la contratación de más personal y la reducción de las esperas.

Según los convocantes, en Málaga faltan infraestructuras, medios técnicos y de diagnóstico y, sobre todo, falta personal. En este sentido, Satse criticó ayer que contratos de vacantes aceptados en mayo aún no se hayan resuelto, afectando a 55 enfermeras. La dirección del hospital indicó que «el paso a interinas es un trámite administrativo que está aún en curso y que concluirá esta misma semana con la firma del contrato, que no entra en vigor hasta el 1 de julio».

 

Área privada

Introduzca sus credenciales para acceder a la parte privada de la web

Convenio para los Afiliados

El fraude de las Subastas