Miércoles 15 Agosto 2018

 facebook  twitter  instagram 

Ya estamos o no salimos de las mismas de siempre: el Nuevo Hospital está corto de plantilla, tal como ocurría en el Viejo Hospital, y el verano a la vuelta de la esquina.

Enfermeras habitualmente saturadas por estar a cargo de hasta 14 pacientes que en su gran mayoría son pluripatológicos y que, por tanto, requieren de más tiempo y más cuidados.

Fuente: nuevohospitalserraniaya.wordpress.com

Hoy hablaremos de las «guardias» de Medicina Interna imprescindible actividad que en nuestro Hospital recae en la actualidad sobre la Unidad de Medicina Interna General, los internistas, y la Unidad de Neumología.

Una muestra más del uso perverso del lenguaje: denominar como guardia a lo que no lo e, pues desde hace muchos años las guardias se han convertido en turnos de 24 horas, sería el caso de las realizadas en nuestro hospital especialmente en el Servicio de Urgencias y Medicina Interna.

En nuestro Hospital, los pacientes ingresados en el Servicio de Medina Interna están a cargo de internistas, responder a la pregunta de qué es un internista no es tarea fácil, intentaremos hacerlo en una próxima entrada. Los enfermos ingresados en dicho servicio representan aproximadamente el 70% del encame del Hospital.

La apertura del Nuevo Hospital con sus importantes e innegables mejoras, destacamos sus habitaciones individuales, ha tenido un efecto llamada sobre una parte de la población del Área Sanitaria Serranía, que antes acudía a centros limítrofes y ahora lo hace hacia nuestro hospital. En el área de Medicina Interna ello ha supuesto aproximadamente un aumento del encame en un 25%, cifra nada despreciable que no ha ido acompañada de una ampliación de plantilla.

La actividad laboral del internista, o del especialista de algunas de las ramas de la Medicina Interna que hacen guardias en el Servicio de Medicina Interna, puede dividirse en dos grandes grupos: la actividad de mañana en horario laboral y la actividad de guardia, que discurre entre las tres de la tarde hasta la mañana del día siguiente. Los sábados y festivos esta actividad es de 24 horas.

En esta entrada hablaremos de las «guardias», importante, imprescindible y obligatoria actividad del internista, ahora denominadas atención continuada y continuidad asistencial.

MULTIMEDEn nuestro hospital hay un internista de guardia que realiza esta actividad, tras su jornada habitual, desde las tres de la tarde hasta las 8 de la mañana. Tal como hemos comentado los sábados y festivos las guardias duran 24 horas. Además, hay otro internista, el llamado «de refuerzo», que trabaja los días de diario de tres a ocho de la tarde y los sábados y festivos desde las nueve de la mañana hasta las 17 horas.

Qué hace un internista durante la guardia pues tiene que:

Estar a cargo de unos 60 a 90 pacientes ingresados en el Servicio de Medicina Interna y del resto de los pacientes del hospital que así lo requieran, esto es:

Atender las múltiples incidencias del día a día, y de la noche también. Reseñar que después de todo un día metido en faena la calidad y seguridad de la atención sanitaria peligra y, no lo decimos nosotros, hay estudios que lo corroboran.

Los fines de semana y festivos se valora a los nuevos ingresos.

Atender a pacientes ya ingresados que precisan atención por cambios clínicos o seguimiento evolutivo.

Responder a las interconsultas procedentes de otros servicios del hospital.

Valoran a pacientes que consultan en urgencias y que, a criterio del urgenciólogo, precisan evaluación por el internista para ingreso o no en el hospital.

Estar para todo lo que se tercie, y para rematar:

Luchar contra la disinformática y su máximo exponente: el Diraya con sus tropecientos clics y programas adlátere. Recordamos al usuario que la razón de un programa informático debe ser facilitar el trabajo y dar seguridad al usuario, el Diraya en muchos aspectos está lejos de ello y en vez de adaptarse a las necesidades del usuario, ocurre todo lo contrario, el trabajador sanitario se adapta al programa. Dos ejemplos que atañen directamente a la seguridad del paciente, primero, intentar conocer las constantes de un paciente es tarea difícil pues la accesibilidad cognitiva de la «hoja de constantes» es pésima; segundo ejemplo, el programa de prescripción electrónica de los pacientes ingresados es lento, farragoso e inseguro. Conocer los entresijos de cómo se ha llegado a este estado de cosas sería motivo de un trabajo investigación periodística, pero con la iglesia hemos dado.

Afortunadamente, algunos días se dispone de MIR de Medicina Interna lo que permite que la guardia sea «más llevadera».

Una cuestión nada baladí, toda esta actividad se realiza en plantas con enfermeras habitualmente saturadas por estar a cargo de hasta 14 pacientes que en su gran mayoría son pluripatológicos y que, por tanto, requieren de más tiempo y más cuidados. Existen estudios que indican que a más pacientes por enfermera más muertes y aumento de la estancia media (véase el informe RECALMIN de la Sociedad Española de Medicina Interna)

¿Quiénes hacen guardias en Medicina Interna? En los Hospitales Comarcales, como el nuestro, las guardias las realizan los internistas y los especialistas disponibles de las diferentes ramas de la medicina interna. Actualmente en nuestro hospital - «llevamos así meses»- tan solo 8,66 facultativos hacen guardias, en concreto son internistas y neumólogos. Esta cifra aparentemente tan extraña se debe a que hay facultativos que, por diferentes razones, tienen reducida esta actividad obligatoria y no hacen el 100 por 100 de las guardias que les correspondiera. Este número tan escaso condiciona una sobrecarga asistencial no solo a quienes hacen guardias, sino a quienes no las hacen, pues tienen que asumir tareas asistenciales extras y cubrir al internista saliente de guardia. Todo un círculo vicioso que conduce al agotamiento físico y mental que, queramos o no, repercute en la atención de quien enferma. Tanto es así, que en estos días varios internistas han dirigido escritos a Prevención de Riesgos Laborales denunciando esta situación.

Un dato muy revelador de la dureza de las guardias, desde hace unos años no hay internista que tenga más de 60 años de edad haciendo guardias, en cambio en otras especialidades sí los hay.

MULTIMED2

218-Médicos-sin-descanso-200x200Un facultativo que está sujeto al estrés físico de una larga jornada -en una guardia se puede andar «tranquilamente unos 15 km»-, sometido a privación de sueño y a la presión psicológica que supone estar solo frente al peligro ante una ingente cantidad de variadas situaciones en las que de su acción depende la vida de muchas personas.

¿Si usted, por enfermedad o por cuidar a un familiar o amigo, tiene que acudir al hospital reconocerá quién es internista, será aquella o aquél facultativo entregando al paciente un informe de alta en horas fuera de horario laboral, o quién en la madrugada deambulará todo presto a atenderles con cara de sueño y agotamiento? ¿Realmente desearía ser atendido por profesionales sometidos a estas circunstancias?

¿Comprende ahora por qué no puede haber un solo internista de guardia a cargo de todo un Hospital y una población de referencia de unos 100 000 habitantes?

Para la correcta atención de los pacientes de nuestra Serranía, y para que no pierda la salud el o la internista que le atiende, durante el periodo de guardia el Nuevo Hospital de la Serranía necesita dos internistas de guardia.

No nos cansaremos de reclamar unas plantillas con contratos y condiciones laborales dignas y acordes con las necesidades de la Serranía y que tengan en cuenta en todo momento su mala situación socioeconómica, las pésimas comunicaciones y el aislamiento con el exterior.

Queremos médicos y trabajadores sanitarios contentos y no estresados, que ya tienen bastante con este trabajo de acompañar y cuidar al que sufre, y no «estos políticos y gestores de pacotilla».

¡Salven a la Medicina Interna! ¡Salvemos a la Medicina Interna!

 

Área privada

Introduzca sus credenciales para acceder a la parte privada de la web

Convenio para los Afiliados

El fraude de las Subastas