Lunes 27 Mayo 2019

 facebook  twitter  instagram 

El director médico dice que habrá «una mejora espectacular», pero reconoce que los trabajos provocarán molestias

urhrugeFuente: diariosur.es

Las obras de ampliación y reforma del servicio de urgencias del Hospital Regional de Málaga (antiguo Carlos Haya) han comenzado este lunes con el inicio de la fase I en el área de observación, que aumentará su capacidad y su funcionalidad. La totalidad de los trabajos del servicio de urgencias del centro hospitalario se hará en tres fases para no alterar el normal funcionamiento de la atención a los pacientes. La actividad asistencial se mantendrá en todo momento. Las obras de mejora supondrán una inversión de 2.537.247 euros.

Los trabajos en el interior del centro han empezado con la adecuación de la observación 2. Así, durante el fin de semana se ha llevado a cabo el traslado de los pacientes que estaba ingresados en la observación 2, que ahora están en la 3, ha explicado el director médico del hospital, Miguel Ángel Prieto. Ese trasvase de enfermos no solo no supondrá una pérdida de funcionalidad, sino que se ha logrado una monitorización centralizada que incluso mejora lo que había, ha dicho Prieto. «No perdemos en absoluto calidad asistencial y, por tanto, la atención a los pacientes está absolutamente garantizada, ya que son los mismos profesionales los que la van a llevar a cabo», ha asegurado el director médico.

Prieto ha reconocido que las obras van a producir inevitablemente molestias (ruido, polvo y tránsito de operarios) a enfermos, familiares y profesionales. Sin embargo, ha precisado: «La obra va a suponer una mejora espectacular en la atención de los pacientes en un plazo lo más breve de tiempo que se pueda».

La observación 1 funcionará tal y como venía haciendo hasta ahora y su reforma comenzará cuando termine de adecuarse la 2. Los trabajos de esta van aparejados de la demolición de parte de la estructura. La duración de las obras de la fase I de la reforma del servicio de urgencias será de siete meses. Cuando los trabajos de mejora acaben quedará una gran observación diáfana, pero diferenciada con tres controles de enfermería, lo que proporcionará mayor intimidad, confort y seguridad a los pacientes que ingresen, explican fuentes oficiales del hospital. Así, contará con 26 camas y 18 sillones, 12 puestos más de los actuales. Además, dispondrá de una zona de prioridad 1 para pacientes críticos, que duplicará el número de puestos, pasando de dos a cuatro.

En el momento en que terminen los trabajos de reforma de toda al área de urgencias esa zona tendrá una superficie total de tres mil metros cuadrados, es decir 500 metros cuadrados más que ahora, y dispondrá de una sala de observación con más recursos asistenciales, tres puestos de triaje, cuatro puestos para pacientes críticos, un incremento en el número de consultas en el área de policlínica (diferenciada en función de la prioridad clínica), así como distintas salas de espera adecuadas a los niveles de demanda de cuidados. El nuevo espacio asistencial contará con una mayor funcionalidad debido a la separación de circuitos asistenciales en función de la gravedad del paciente (prioridad 1 a 5).