Martes 20 Agosto 2019

 facebook  twitter  instagram 

Hay gente que no tiene donde caerse muerta y en Málaga tampoco hay donde caerse enfermo. Faltan camas de hospital

camcliFuente: laopiniondemalaga.es

Para llegar a la media andaluza de camas por habitantes, la sanidad pública malagueña necesitaría incorporar un número similar a todas las que ya tiene el Clínico. La conclusión es fácil: Málaga necesita un nuevo hospital. Los anteriores gestores del SAS no entendieron esto nunca. Los políticos que gestionaban la sanidad antes, tampoco. A la vista está que solo hubo maquetas, mentiras y promesas. Ahora hay cambio de Gobierno. Necesita un margen de cortesía, pero oiga, el que necesita una cama de hospital, aunque sea para morirse en paz no puede esperar. Ojalá la muerte esperara. En España hay mucha gente que no tiene donde caerse muerta. En Málaga, no poca gente no tiene donde caerse enferma.

Las Urgencias están saturadas, se contratan médicos que no tienen el MIR, que esperemos que sí sepan donde tienen la cabeza. Los médicos sin MIR perjudican la atención sanitaria, están faltos de preparación y quitan el trabajo a los que sí han estudiado y se han formado. Celia Cruz decía, «no hay cama pa tanta gente» en famosa canción. Ni para ella habría si estuviera en Málaga. Mientras, la sanidad privada no para de engordar. La sanidad privada engorda tanto que tendrá que contratar endocrinos para que la adelgacen, dado que ya no es tan ágil. No hay más que ir a algunas urgencias de las privadas. Esperemos que la tentación de este gobierno no sea disminuir el presupuesto de la sanidad pública para favorecer a la privada. Esperemos.

La provincia de Málaga posee 2.513 camas de hospital para una población de más de 1,6 millones de habitantes, una cifra que requiere el aumento de más de las que aglutina el Hospital Clínico, 684, para equipararse a la media andaluza (19,48 camas por 10.000 habitantes).

Según un informe de CCOO sobre la sanidad de la provincia, hecho público ayer, la falta de contratación y recortes ha originado que la provincia pierda más de 1.800 empleados sanitarios en los últimos tiempos.

Dan ganas de meterse en la cama (en la propia) arroparse y olvidarse del mundo y de semejante panorama. La sanidad pública andaluza es excelente y funciona muy bien, pero le hace falta voluntad política y dinero para ser lo que ha de ser: la joya de un Gobierno avanzado, europeo y eficaz. Me parece.