Novedades Importantes

"Muchas cosas pendientes para junio"

 

Estimados compañeros:

El SAS sigue queriendo publicar en BOJA las primeras convocatorias de la OPE 2018-21 para algunas categorías en este mes de junio de forma que los primeros exámenes se lleven a cabo en el último fin de semana de octubre (algunas de las categorías más pequeñas en cuanto a número de opositores), más categorías ya más grandes entre noviembre y diciembre, y tener terminados todos los exámenes de la fase de oposición en marzo de 2022.

La intención es buena y el calendario parece apropiado, pero para poder publicar convocatorias hay que tener un baremo para aplicarlo a los méritos de los opositores en la fase de concurso. Y, como ya os hemos informado, en la última mesa sectorial de mayo no se aprobó porque la Administración sigue sin hacer los deberes, cruzando líneas rojas (a nuestro entender muy perjudiciales para los facultativos) y aportando cambios de última hora sin tiempo para analizarlos. Y así ocurrió también en la mesa técnica de la pasada semana, el 1 de junio, donde prácticamente se pretendía comenzar desde el principio tirando por la borda todo el trabajo hecho hasta ahora, con otro borrador de partida más parecido al de la pasada OPE 2017.

Esperamos que en los próximos días podamos informar de algún avance y de la inminente publicación de las convocatorias de la esperada nueva OPE, cuyas plazas ofertadas podéis ver de forma aproximada en nuestro resumen.

Os recordamos que durante este mes de junio también se celebrarán las mesas para seguir desarrollando el Acuerdo para la estabilidad y calidad del empleo y el desarrollo profesional (en esta entrega: CRP, incremento de plantilla y Carrera Profesional) y el SAS también nos tendrá que explicar cómo va a compensar la cantidad sustraída indebidamente del CRP del 2019.

Y, por último, tendremos que conocer el Plan de vacaciones fantasma de este año.

Por nuestra parte, queremos que el SAS conozca nuestra opinión sobre lo que debe ser la desescalada en nuestros centros de Atención Primaria, al menos en nuestra provincia, como herramienta imprescindible para que la labor de Médicos de Familia y Pediatras de AP sea lo más parecido posible a lo que entendemos por “normal”, después de este año y medio de pesadilla asumiendo tareas impropias, con poco personal y medios, y con un desastre de organización que aún sigue pasándonos factura. Nuestros gestores siguen olvidando a la Atención Primaria y muestran muy poco interés por solucionarlo.