Sábado 26 Septiembre 2020
YTUBE facebook twitter instagram

 

El Presupuesto incluye distintos plazos a los previstos para este ejercicio: 23 días más para operarse, 25 más para consultas externas y 30 para las pruebas

Fuente: Sevilla.abc.es

NOTICIAS RELACIONADAS


Los contratos por meses vuelven para los trabajadores del Servicio Andaluz de Salud


Condenan al Servicio Andaluz de Salud por tratar un cáncer con dos años de retraso


Andalucía duplica la inversión en infraestructura sanitaria


 

El Presupuesto del Servicio Andaluz de Salud, SAS, para el próximo ejercicio 2020 contempla unos plazos mayores de respuesta asistencial para los pacientes de los que se exponían en las cuentas de 2019. Unos plazos de atención que afectan a tres de los procedimientos más habituales en la sanidad pública andaluza: intervenciones quirúrgicas, atención en consultas externas y la espera en las pruebas diagnósticas.

Según consta en el capítulo dedicado al Servicio Andaluz de Salud en el Presupuesto que en estos días se está debatiendo en el Parlamento, está previsto que el tiempo medio de respuesta para las intervenciones quirúrgicas pase a ser de 85 días el próximo año, mientras que para este año está establecido en 62 días; es decir, se prevé que, de media, haya 23 días más de espera para operarse en los hospitales públicos de Andalucía.

En lo que se refiere al tiempo medio de respuesta para las consultas externas, está previsto que el año que viene sean dos meses (60 días) mientras que en este año está establecido en mes y medio (45 días). Otro tanto sucede con el tiempo medio de respuesta para las pruebas diagnósticas que el próximo año será de un mes (30 días) y en este 2019 estaba establecido en 18 días.

La Consejería de Salud trató de restar importancia a esta información y explicó a ABC que estas cifras son «orientativas», que no va a cambiar nada pero que se establecen así «por el procedimiento administrativo a que obliga el Presupuesto». Un portavoz oficial de la consejería detalló, además, que estas cifras tienen como referencia los años cerrados anteriores, por lo que el dato de 2019 estaría calculado en relación al año 2017 y el de 2020 con respecto a dos años anteriores.

Decreto de garantías

Sin embargo, resulta relevante destacar que los nuevos plazos de respuesta asistencial previstos por el SAS cumplen lo que marca el decreto de garantías vigente, el 96/2004, de 9 de marzo.

Este decreto, que es el marco que está obligado a cumplir el Gobierno andaluz, establece que las intervenciones quirúrgicas tendrán una espera máxima de 180 días que se reducirá a 120 en algunos casos más graves. Esto significa que el tiempo de espera para operarse en el SAS según el Presupuesto 2020 mejora los plazos establecidos por la normativa vigente (son 85 días) aunque sean peores que los de 2019.

Para las consultas, la espera debe ser máxima de 60 días, que es la fecha exacta que recoge el documento presupuestario para el próximo ejercicio. Exactamente lo mismo sucede con las pruebas diagnósticas. Se establece un tiempo medio de espera de un mes que es exactamente lo mismo que recoge el decreto. Se trata, por lo tanto, de plazos que no se han elegido al azar sino teniendo en cuenta este decreto.


Aguirre destapó que el Gobierno de Susana Díaz había ocultado a quinientos mil andaluces que estaban en la lista de espera

Lo más llamativo de este cambio en los plazos es que precisamente uno de los principales caballos de batalla del consejero de Salud, Jesús Aguirre, ha sido la denuncia de la mala gestión de las listas de espera que habían hecho los gobiernos anteriores. Aguirre destapó que el Gobierno de Susana Díaz había ocultado a quinientos mil andaluces que estaban en la lista de espera para operarse o para una cita con el médico, y que algunas de estas personas llevaban esperando más de 208 días. Denunció, además, que se ocultaban los datos de los pacientes para no incluirlos en las listas oficiales y que de esa manera no corriesen los meses y no incumplir así el decreto de garantías. Una ocultación de datos que Aguirre calificó de «muy grave» y por la que llegó a abrir un expediente de información reservada.

Con semejante escándalo, anunció un plan de choque valorado en más de 25 millones de euros para reducir las listas de espera de manera drástica, atendiendo primero a quienes llevaban más de un año esperando y continuando por las personas que habían rebasado los plazos previstos en el decreto de garantías.

Plan de choque

El plan de choque ha permitido, según los datos que hizo públicos el propio consejero, la operación de 110 andaluces más cada día entre los meses de marzo y junio lo que en términos absolutos suponía unas diez mil operaciones más. Aguirre dio la orden de desatascar esta lista de espera que, si bien no afectaba a cuestiones de máxima gravedad para las personas, sí le hacían la vida más compleja y además agravaban el estado de salud de personas pluripatológicas.

Para desatascar estas listas de espera, el consejero agilizó la gestión hospitalaria para que las operaciones empezasen efectivamente a las ocho de la mañana con los pacientes ya preparados, abriendo los quirófanos por las tardes y con equipos volantes de anestesistas y especialistas que se han desplazado a hospitales como los de Riotinto en Huelva o Pozoblanco en Córdoba que tenían quirófanos y camas disponibles, pero no personal.

También se han realizado operaciones durante los fines de semana y se han aumentado los conciertos con clínicas privadas para descongestionar las listas de espera.