Los médicos apoyarán las protestas sanitarias previstas en cuatro provincias el 15-E.

  • Imprimir

El SMA acusa a la Junta de poner en práctica «acercamientos dilatorios» a las plataformas sin resultados reales.

​Ya se calientan motores en Sevilla, Huelva, Málaga y Granada, donde está previsto que el próximo 15 de enero, el 15-E, se salga a la calle de nuevo para clamar por una sanidad digna y contra las fusiones hospitalarias. El Sindicato Médico Andaluz (SMA) apoyará esas movilizaciones, «apolíticas y organizadas por movimientos ciudadanos», en los cuatro territorios enumerados. Así se lo confirmó ayer a LA RAZÓN el presidente de dicha organización sindical, Antonio Rico, quien adelantó que a él en concreto se le podrá encontrar «en la de Sevilla».

¿Por qué respaldan los médicos estas protestas? «La sanidad pública requiere una buena gestión y la que se está llevando a cabo en Andalucía, bajo nuestro punto de vista, es deficiente porque carece de muchas cosas», argumenta Rico. Y se explica: «La atención primaria está mal, hasta el punto de que ya no se sustituye al profesional que se pone enfermo, las listas de espera que hay en todas las provincias son intolerables para los pacientes. No podemos consentir que a una persona la citen dentro de un año para saber lo que tiene. Eso está pasando, lleva haciéndolo mucho tiempo, y nuestra ética profesional nos exige que reivindiquemos eso, como médicos que somos», se rebela. En definitiva: «Se necesita invertir en sanidad», sintetiza.

Confirma a este periódico que el SMA no participa en las negociaciones abiertas en Granada con la Junta, porque «se consensuó un documento con las plataformas y los sindicatos y lo modificaron a última hora». «Nos negamos a firmar porque no entendíamos ese cambio», apostilla, para deslizar que «los acercamientos» de los representantes del Gobierno andaluz a los promotores de las manifestaciones son «dilatorios».

Por lo que respecta a Huelva, el presidente del sindicato médico asegura que se han enviado escritos tanto a la presidenta de la Junta, Susana Díaz, como al consejero de Salud, Aquilino Alonso, «pero no contestan», como tampoco ha habido avances en los contactos que se han llevado a cabo en Málaga. «Están poniendo en práctica una política dilatoria, con muchas promesas a nivel del Parlamento andaluz, pero nada a la hora de la verdad, por eso estamos con movilizaciones en marcha», resume Rico.

«Nuestra reivindicación general –suma– es intentar mejorar la sanidad en global porque la gente que puede se está apuntando a la privada y no entendemos que el Gobierno andaluz, que tanto habla de la joya de la corona, no haga nada al respecto. Ni siquiera reconocen que el problema es que no hay dinero», remata.

El Sindicato de Enfermería (Satse), por su parte, no tiene una postura común a nivel autonómico en relación a esas marchas, sino que deciden por territorios si las secundan o no. Fuentes de la organización hacen un dibujo de situación: en Granada no la respaldarán porque quieren «darle una oportunidad a la vía negociadora que se ha abierto». En Jaén, Málaga y Huelva sus representantes sí han estado en las anteriores y «es probable» que repitan, y en relación al estreno de Sevilla, lo están «decidiendo». Más allá del hervidero callejero, Satse «continuará con la vía judicial». Cuentan ya con varias sentencias firmes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) en la línea de que «la unificación de cargos directivos que se realizó en Sevilla es ilegal», de hecho, atribuyen a esos fallos la reciente separación de gerencias hospitalarias; y en el caso de Granada, su batalla contra la polémica fusión de centros ya ha llegado al Tribunal Supremo (TS).

Sindicato Médico Andaluz