Lunes 25 Junio 2018

 facebook  twitter  instagram 

SAS

El centro de La Bola Azul, uno de los dos puntos de urgencias de primaria en Almería. M.C.

Gran parte de los centros de Atención Primaria andaluces queda al 50% de personal o menos y muchos con un solo médico, que debe cubrir urgencias

Andalucía, a la cola del país en gasto sanitario por habitante

El Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha dado esta Navidad una vuelta de tuerca a sus recortes y ha reducido a la mínima expresión las sustituciones del personal de vacaciones, con lo que una gran parte de los centros de Atención Primaria de Andalucía ha quedado al 50% de su personal habitual, según denunció el Sindicato Médico Andaluz.

Antonio Rico, su presidente, asegura que «la norma general en Atención Primaria en toda la comunidad es no sustituir a los profesionales que se van de vacaciones, por lo que estamos recibiendo quejas de todas las provincias, desde Huelva a Almería, pasando por Sevilla». Gran parte de los pequeños consultorios andaluces quedan con un solo médico, que habitualmente debe cubrir las urgencias, por ejemplo, en zonas rurales, por lo que se ven obligados a dejar abandonados temporalmente los centros y a dejar plantados a los pacientes con citas. Pero en las ciudades la situación no es mejor: en Almería, por ejemplo, tres médicos se ven obligados a atender las urgencias -de 20.00 horas a 8.00 horas- de Atención Primaria de todo el centro y casco histórico, con una población aproximada de 150.000 habitantes, en los dos únicos puntos de urgencias abiertos, en el centro de especialidades de la Bola Azul y el Centro de Alta Resolución Nicolás Salmerón. Este último, pese a encontrarse en pleno casco histórico y a que puede llegar a registrar a diario más de 120 urgencias, solo cuenta con un médico en este horario nocturno.

«Este año la situación es aún peor que el anterior y los centros de salud han quedado al 50% o menos de personal, pues al déficit de médicos ya preexistente se añade el hecho de que no se ha sustituido a prácticamente ninguno de los que se han ido de vacaciones, y además la falta de planificación y organización es absoluta, como demuestra el hecho, por ejemplo, de que este mismo viernes Salud estuviese buscando aún a médicos para hacer las guardias de Nochevieja, este sábado, con apenas 24 horas de margen», explica Francisco Cobo, responsable de Atención Primaria del Sindicato Médico de Almería.

Cobo critica el sobreesfuerzo al que se ve obligado el personal de estos días: «Los médicos de urgencias pasan consultas durante 24 horas seguidas, sin descansar».

Otros profesionales consultados han confirmado que este año las condiciones han empeorado respecto a otros anteriores. En el Distrito Poniente de Almería, por ejemplo, sólo se han contratado 57 jornadas para hacer las sustituciones de los 207 médicos con que cuenta, algo claramente insuficiente, como señala Antonio González, vicepresidente del Sindicato Médico en Almería.

Aunque este diario ha intentado ponerse en contacto con la Consejería de Salud para pedir información sobre las sustituciones realizadas, las llamadas han sido infructuosas durante estas fechas.

La falta de medios se está traduciendo en muchos centros de salud en quejas de usuarios que se ven desatendidos. En la provincia de Almería cabe resaltar, por ejemplo, el caso de Garrucha, en el Levante, que cuenta con un centro de salud que está siendo ampliado y que ha sido inaugurado parcialmente el pasado noviembre. Allí, las quejas se han disparado después de haber pasado de contar con seis médicos a solo dos en estas fiestas, que se reduce a uno entre las tres de la tarde y las ocho de la mañana. El centro atiende a una población cercana a las 12.000 personas y la mayoría de las reclamaciones han estado motivadas porque los pacientes se han encontrado sin médico por la tarde, puesto que el facultativo había tenido que salir para tratar una urgencia, alertado por el 061. En ese caso, los usuarios son 'invitados', bien a esperar a que vuelva el médico de la urgencia, si vuelve, o a acudir al consultorio más cercano, a más de 10 kilómetros.

En Garrucha, además de la falta de personal y pese a su reciente inauguración, los usuarios se han encontrado estos días con la desagradable 'sorpresa' de que durante las pasadas lluvias los techos del centro de salud se plagaron de zonas de goteras -al menos 15 puntos-, que obligaron al personal a cubrir las instalaciones, tanto en los pasillos como las consultas, con cubos para recoger el agua.

También a pesar de la reciente inauguración, el centro sufre continuos cortes de luz porque la instalación eléctrica no es la correcta.

Fuente: elmundo.es

Área privada

Introduzca sus credenciales para acceder a la parte privada de la web

Convenio para los Afiliados

El fraude de las Subastas