Lunes 28 Mayo 2018

 facebook  twitter  instagram 

Cubrir las vacaciones, continuar con la actividad quirúrgica y no cerrar camas es lo primordial para esta plataforma intersindical con el objetivo de consolidar las condiciones que se alcanzaron durante el verano del pasado año 2017

Fuente: laopiniondemalaga.es

 

Faltan 22 pediatras y 122 médicos de familia


 

El éxodo de profesionales sanitarios deja algunas especialidades descubiertas. Es el caso de los pediatras. En Málaga faltan 22 por cubrir, una cifra que asciende a 122 facultativos si se mira hacia la figura tradicional del médico de familia. Y es que, desde 2012 la provincia ha perdido un total de 2.300 profesionales y 1.200 médicos malagueños han salido de la región andaluza en busca de más estabilidad laboral.

Ante el temor e incertidumbre que tienen los sindicatos del sector sanitario sobre cómo se va a abordar el verano en los hospitales malagueños, la Delegación del Gobierno andaluz los ha citado el próximo día 9 para reunirse e iniciar un diálogo para consolidar las condiciones que se alcanzaron durante el ejercicio anterior.

 

El verano pasado fue uno de los más satisfactorios que se recuerdan en Málaga tras lograr que el Servicio Andaluz de Salud sustituyera al 66 por ciento de los sanitarios, una demanda histórica por parte de los sindicatos que este año van un paso más allá y exigen formar parte de la elaboración de esa programación. La plataforma intersindical, compuesta por representantes de los sindicatos CCOO, UGT, CSIF, Satse, Sindicato Médico y USAE, se reunió ayer en el Centro Cívico para ver los puntos que abordarán en su encuentro en la Delegación del Gobierno andaluz, una reunión en la que exigirán como «mínimo» que se tomen las mismas medidas que el año pasado. Es decir, que no haya cierre de camas, que se cubran las vacaciones del personal y la actividad quirúrgica continúe con normalidad, al igual que la de las pruebas diagnósticas. Un punto que irá acompañado por el adelanto de la inclusión de este plan. El año pasado arrancó en julio, y para este año proponen que se adelante a junio por dos razones: Málaga es una ciudad turística que en ese mes ya cuenta con un volumen de población superior al habitual –llega a los cuatro millones de habitantes– y porque en otras ciudades ya han comenzado a hacerse los primeros contratos a los Médicos Internos Residentes (MIR) y los sindicatos temen que suceda como en años anteriores y se queden puestos sin cubrir por falta de profesionales, según informaron a este periódico. «No vamos a conformarnos con que escuchen nuestra petición. Queremos fechas, plazos y garantías», indicó UGT.

La inclusión de estas medidas durante el verano de 2017, por la que el sector se movilizó previamente, mejoró de forma genérica la situación de la sanidad malagueña salvo en el Distrito Sanitario de Málaga, donde la falta de contratos se dejó notar en la Atención Primaria. A pesar del balance de 2017, el contexto presupuestario a nivel general y autonómico hace «sospechar» un posible descenso de contrataciones y para ello exigen a la Junta de Andalucía comenzar con el calendario. Los sindicatos reconocen que aún hay tiempo para la planificación, pero no quieren que se demore en exceso para poder afrontar cualquier contratiempo relativo a contrataciones u otras cuestiones que se presenten. Sin embargo, la incertidumbre sobro este asunto mantiene en alerta a la plataforma. Y es que el año pasado por esta fecha ya había tenido lugar la primera reunión entre ambas partes, en concreto a finales de abril. A fecha de ayer, los sindicatos no tienen información alguna sobre el calendario estival salvo la reunión programada para el día 9 por petición de la plataforma intersindical. «Nos estamos temiendo lo peor», alerta CCOO.

De «Plan Costa» a «Plan Verano»

Otra de las peticiones que van a plantear es el cambio de nombre al denominado «Plan Costa». Una de las ideas que proponen es que pase a llamarse «Plan Verano». El motivo principal es que quieren que ese plan abarque a toda la provincia, y con ese nombre zonas como Antequera o Ronda quedarían excluidas y es necesaria cubrir vacaciones y reponer especialistas.

Otro de los asuntos que aprovecharán para abordar en el encuentro es el refuerzo de personal en Atención Primaria que estaba previsto meses atrás dentro de la estrategia programa por la Junta para reforzar la atención primaria. A finales de 2017, el Servicio Andaluz de Salud incluyó 88 profesionales nuevos de especialidades como médicos de familia, pediatras o trabajadores sociales y para finales del primer trimestre de este año estaba previsto una cifra similar, pero de especialidades como auxiliares de enfermería, técnicos, fisioterapeutas o administrativos auxiliares. Sin embargo, ese plazo ha culminado y la inclusión de esos nuevos profesionales no se ha llevado a cabo hasta el momento. «Estamos ya a mediados del segundo trimestre y queremos saber qué sucede con esos puestos», sentenciaron.