Lunes 23 Julio 2018

 facebook  twitter  instagram 

Sociedades científicas y sindicatos advierten de una previsible oleada de jubilaciones que agravará la falta de profesionales

Unos 2.500 facultativos dejarán de trabajar en la próxima década en la provincia

Fuente: malagahoy.es

barbarelaFaltan médicos. Escasean anestesistas, pediatras, médicos de familia, traumatólogos, dermatólogos... Profesionales, sindicatos y el propio Colegio de Médicos lo venían advirtiendo. Y ha empezado a cumplirse su vaticinio. Ahora hay más contratos, y al 100%, pero con frecuencia el SAS no encuentra facultativos en bolsa para cubrir puestos. El ejemplo más sonado fue el de Barbarela. En noviembre pasado la espera para una cita de Traumatología era de tres meses porque no había suficientes especialistas. Se jubilaron tres traumatólogos en ese centro sanitario y el SAS no hallaba profesionales disponibles para sustituirlos.

"Es una realidad que a veces no encontramos especialistas en bolsa para contratar y que en unos años vamos a tener un déficit serio de profesionales por la oleada de jubilaciones que se está produciendo", reconocía un gestor que destacaba el esfuerzo de la Administración sanitaria por estabilizar al personal.

La falta de una previsión acorde a las necesidades en los númerus clausus de las facultades de Medicina y en las plazas MIR ofertadas cada año; unido a la pérdida de profesionales (jubilaciones, precariedad laboral y fuga a otros países o/y a la sanidad privada y recortes en las tasas de reposición) han contribuido al déficit de especialistas. Es un problema creciente, que ya ha puesto en jaque a las autoridades sanitarias especialmente en las zonas rurales.

La escasez de especialistas es un problema que tiende a crecer, según auguran los expertos, de manera paralela al aumento de las necesidades asistenciales vinculadas al envejecimiento de la población general. La plantilla de médicos también envejece y requiere de una renovación que profundizará aún más los problemas del déficit de candidatos.

Rafael González, representante de CCOO, explica que el problema de fondo es que el Ministerio de Sanidad no ha planificado los cupos de MIR "con proyección de futuro" y ahora hay un desajuste deficitario entre la oferta y la demanda. Pero matiza que a esa razón estructural se sumó la política laboral del SAS durante la crisis, que con sus contratos al 75% impulsó a muchos profesionales a irse a la sanidad privada, a otras comunidades o al extranjero. Y el problema es que ahora, por contratos cortos, no vuelven al sistema público.

El presidente del Colegio de Médicos, Juan José Sánchez Luque, comentaba que en una provincia de Suecia hay trabajando 15 médicos españoles. "Allí [en atención primaria] tienen 20 minutos para ver a cada paciente. Muchos volverían si se les ofrecieran contratos atractivos. Pero tienen que ser contratos estables y donde la gente no acabe machacada", reivindicaba. Esta institución estima que en la próxima década se jubilará el 31% de los facultativos colegiados en la provincia; cerca de 2.500. Sánchez Luque detalla que entre el medio millar de médicos que cada año acaba la carrera pero que no accede al MIR y los 400 profesionales que hacen una segunda especialidad, hay un déficit de plazas para residentes. "Hay que crear más plazas MIR porque hay un cuello de botella importante", señala el presidente del Colegio. Insiste en que las medidas deben tomarse con celeridad y recuerda que ya la pasada Navidad hubo problemas para sustituciones en los centros de salud porque no había médicos de familia.

los déficits

"La plantilla de médicos de familia en Andalucía, es deficitaria de forma generalizada. Es común en los centros de salud que los cupos de cada médico sobrepasen ampliamente las recomendaciones internacionales (ratio máxima de 1.500 pacientes por especialista), lo que lleva a la saturación de las consultas con citas programadas; más la demanda urgente que surge en el día, lo que ocupa la práctica totalidad de la jornada del facultativo; en detrimento de la tan necesaria visita a domicilio, de las actividades comunitarias o de la promoción de la salud", explica Pilar Terceño, vicepresidente de la Sociedad Andaluza de Medicina Familiar y Comunitaria (Samfyc). Se estima un déficit de 5.000 médicos de familia en el ámbito estatal, a falta de datos oficiales provinciales y autonómicos.

"Las jubilaciones que vienen son un problema de reposición que agrava aún más la necesidad de creación de nuevas plazas para dimensionar los cupos. Esto puede suponer otros 5.000 especialistas más de medicina familiar y comunitaria", asevera Terceño. Ante la falta de informes sobre la situación real, el Ministerio de Salud ha creado un grupo de trabajo, en el marco del Consejo Interterritorial de Salud, para aclarar el alcance de la escasez de especialistas, que se repite en todas las comunidades autónomas.

La Pediatría en Atención Primaria es, junto a la Medicina Familiar, la especialidad más deficitaria; y muy especialmente en las zonas rurales. Cristóbal Coronel, pediatra y vicepresidente de la Sociedad de Pediatría de Andalucía Occidental y Extremadura, apunta a la precariedad como la principal causa de la falta de especialistas: "Contratos basura renovados cada mes en el mejor de los casos; mal retribuidos y mal considerados". Tras el periodo de recortes, Coronel considera que "se ha consolidado como forma de trabajo habitual"; y recuerda que "es difícil rescatar a los especialistas que se han ido a otros países o comunidades autónomas, si no les ofrecemos condiciones atractivas".

En el ámbito hospitalario la escasez también es motivo de preocupación. "Atravesamos unos momentos caracterizados por una pirámide poblacional ensanchada por arriba debido al envejecimiento, que está vinculado al aumento de la incidencia del cáncer. Se prevé un aumento del 25% de los casos. El recambio generacional en las plantillas de Oncología Radioterápica requiere formar a unos 300 especialistas", explica Carlos Ferrer, presidente de la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR). Las jubilaciones de los médicos que pertenecen a la generación del baby boom; y el previsible aumento del cáncer, obliga a las autoridades sanitarias a "aumentar las plazas MIR de Oncología Radioterápica entre un 30 % y un 50%", considera el doctor Ferrer. Oftalmología es una especialidad que, hasta hace dos años, no ha registrado déficit. El presidente de la Sociedad Andaluza de Oftalmología, Ignacio Montero de Espinosa, advierte que "ya han comenzado los problemas que han llevado a los hospitales a contratar a médicos extranjeros, principalmente de Sudamérica, mientras que oftalmólogos nuestros con una formación espléndida se han tenido que ir". El origen de la carestía se localiza en la Facultad de Medicina. Montero de Espinosa advierte de "la pérdida de profesores con plaza".


Andalucía lidera la pérdida de plazas MIR


Andalucía registra la mayor pérdida de plazas MIR desde 2010. CCOO revela que Andalucía ha llegado a perder 837 plazas MIR en el cómputo global de los últimos ocho años; seguida por Cataluña (-729); Castilla-La Mancha (-568); Castilla y León (-463); y País Vasco (-231). "En España no se está cuantificando la necesidad de plazas de formación para las distintas especialidades tratando de garantizar la asistencia sanitaria en un futuro, ni mucho menos se están utilizando criterios científicos para ello", advierte CCOO. Las últimas proyecciones sobre la necesidad de especialistas (el último estudio data de 2011 sobre datos anteriores a las curvas descendentes en plazas MIR) advertían de ocho especialidades deficitarias: Pediatría, Ginecología y Obstetricia, Medicina del Trabajo, Inmunología, Oftalmología, Cirugía Ortopédica y Traumatología, Cirugía Estética y Reparadora; y Bioquímica Clínica. Pese al déficit previsto hace años, áreas marcadas como deficitarias, como Ginecología, han perdido 200 plazas MIR desde 2010.

Área privada

Introduzca sus credenciales para acceder a la parte privada de la web

Convenio para los Afiliados

El fraude de las Subastas