Viernes 25 Mayo 2018

 facebook  twitter  instagram 

Los médicos de Atención Primaria de Málaga somos testigos diarios del incumplimiento reiterado de los plazos establecidos (30 días) para la realización de las pruebas diagnósticas. Los tiempos publicados por la Consejería de Salud no se corresponden con la realidad...

VIÑETABY

Fuente: BASTA YA MÁLAGA

Peor situación tiene las circunstancias que no están contempladas en los decretos que establecen plazos máximos, como las primeras visitas para algunas especialidades, algunas pruebas diagnósticas y algunas intervenciones quirúrgicas. Por ejemplo: una polisomnografía, un Electromiograma o una cita para la primera visita en cirugía cardiovascular tardan en torno a un año, incluso dos.

La situación de las citas de revisión en consultas de especialidades hospitalarias es terrible. Por lo general los pacientes son citados muchos meses después de lo indicado por el médico y de lo deseable para llegar a un diagnóstico que permita iniciar el tratamiento de sus dolencias.

Una Atención Primaria bien financiada, bien dimensionada en plantillas y tiempo, y con acceso a pruebas diagnósticas, evitaría pruebas innecesarias porque el abordaje del paciente sería más profundo y acertado, y permitiría discriminar mejor qué pacientes deben acceder a los hospitales facilitando que quien así lo necesite sea atendido antes y mejor.

Las listas de espera son como un cáncer para los enfermos. Un cáncer produce dolor, sufrimiento y, en ocasiones, la muerte. Este cáncer se puede prevenir con un sistema público con servicios diagnósticos accesibles y con recursos suficientes, y es imprescindible una organización del sistema sanitario centrada en una Atención Primaria fuerte y bien dotada; sólo así podrá abordarse el dimensionamiento y la organización adecuados de los hospitales y las demoras en la atención. Mientras los Hospitales y las Urgencias estarán siempre saturados.

Y todo ello sin olvidar que una atención eficaz y adecuada no necesariamente tiene que ser sacrificando la calidad como ocurre en los centros de salud, donde se confunde dar un servicio accesible con la inmediatez (léase Demora Cero); actualmente la vara de medir los tiempos es muy diferente para la Atención Primaria y para la Atención Hospitalaria, y tan malo es lo uno como lo otro.

Necesitamos un sistema público accesible, eficaz, ajustado a las necesidades de las personas y sostenible; y ello sólo es posible con una Atención Primaria con tiempo y recursos.