Lunes 28 Mayo 2018

 facebook  twitter  instagram 

  • Andalucía

El Plan de Urgencias obliga a vigilar los pacientes en la sala de espera

URGSATURALas muertes de dos pacientes en la sala de espera de Urgencias ponen en solfa los protocolos del SAS y obliga a la Junta a dar explicaciones

NOTICIAS RELACIONADAS


Salud anuncia cambios en Urgencias tras dos muertes en Jaén y Málaga


Muere el hombre que sufrió un ictus tras cinco horas esperando en Urgencias


Salud tendrá que explicar la muerte de la mujer sin atención en Urgencias

Fuente: diariosur.es

Los pacientes no pueden estar sin vigilancia en la sala de espera de Urgencias. Así lo recoge el plan funcional de Urgencias del Servicio Andaluz de Salud (SAS), que obliga al personal de este departamento a vigilar la evolución de quienes aguardan a que los vea un médico. Este requisito se recoge en el punto 8 del apartado 2.2.2 del citado documento, que indica que es obligación de la consulta de clasificación (triaje) «vigilar o estar atento a cambios en la evolución clínica del paciente durante su estancia en la sala de espera de pacientes, advirtiendo de las mismas al médico responsable cuando sea preciso y administrándole los cuidados prescritos por el facultativo responsable».

Este punto cobra especial relevancia tras la muerte la pasada semana de un hombre que sufrió un ictus y pasó desapercibido durante unas cinco horas solo en la sala de espera esperando ver a un médico en el hospital de Antequera (Málaga). Y tras el fallecimiento de una mujer en Úbeda (Jaén) tras doce horas sin asistencia en la sala de Urgencias de ese hospital.

Ambos casos han abierto el debate sobre la asistencia de los pacientes que acuden solos a las Urgencias hospitalarias. «La vigilancia de los pacientes en la sala de espera —indican desde el sindicato de Enfermería Satse— depende de cada centro». Así, explican, «en el hospital Virgen Macarena de Sevilla construyeron una mesa redonda a la que llaman «el rosco» desde la que dos enfermeras vigilan a los pacientes entre el triaje y la consulta».

Valerse por sí mismos

En otros centros, depende de cómo se organicen. Hay casos como el Hospital de Jaén, donde hay un protocolo perfectamente estandarizado de asistencia a los pacientes que no pueden valerse por sí mismos y llegan solos a las Urgencias. Esta atención al «paciente frágil», que es como llaman a estas personas en Jaén incluye acciones como «traslado en silla de ruedas o camilla», «tener ubicado al anciano» en la sala de espera, así como «atender las necesidades del paciente y familia mientras esperan. Y todo esto se hace desde una zona específica que se conoce como «zona de paciente frágil», donde tienen controlados y localizados a los pacientes dependientes.

¿Y en el resto de centros? La tónica general, aseguran fuentes sanitarias es que cada hospital tiene designado una persona, normalmente auxiliar o de Enfermería, que pasa de vez en cuando por la sala de espera. Eso en el mejor de los casos. También hay, según enfermeras del SAS, casos en los que, como mucho, hay un vigilante de seguridad cuya tarea no es velar por los pacientes sino mantener la tranquilidad en la sala.


La gripe y otras patologías respiratorias han saturado todos los servicios este invierno

El problema, se quejan desde el sector, es que la saturación de las Urgencias este invierno con la gripe y otras patologías respiratorias han saturado todos los servicios. Acusan a la Consejería de Salud de falta de previsión y apuntan a que esta es una de las razones por las que no se ha vigilado en las salas de espera. Nadie se atreve a relacionar las muertes en Urgencia con la saturación, pero todos los preguntados inciden en lo mismo: a más pacientes y menos personal disponible, peor es la atención.

También critican que, en los centros en los que nunca ha habido esa vigilancia, se deje a los pacientes solos a su suerte o, en el mejor de los casos, al cuidado de sus familiares. «Un familiar no puede vigilar el estado médico de nadie», indican desde Satse. Reivindican que sean quienes saben de salud los que estén vigilando a los enfermos.

Explicaciones

Las trascendencias de estas dos muertes en las Urgencias de hospitales andaluces han provocado que tanto la consejera de Salud, Marina Álvarez como la titular de Igualdad y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, tengan que comparecer este miércoles, en un mes inhábil en la Cámara, para informar, en primer lugar, del deceso de la mujer en Úbeda, que era usuaria de una residencia de mayores concertada.

Por otra parte, la Diputación Permanente del Parlamento rechazó ayer, con los votos del PSOE y Ciudadanos (Cs), la celebración de un pleno extraordinario para que el Gobierno andaluz informe sobre la situación de la sanidad, una propuesta del PP que fue apoyada por Podemos y en la que se abstuvo IU.