Lunes 28 Mayo 2018

 facebook  twitter  instagram 

RUGHRUMédicos y enfermeros denuncian la situación y reclaman más personal y mejoras en esa parte del hospital. La dirección asegura que se cumplen todas las medidas de seguridad y niega los hechos

Fuente: diariosur.es

Las urgencias del Hospital Carlos Haya vuelven a estar en el ojo del huracán. Este viernes la saturación se ha acentuado en el área de observación, donde pacientes con gripe están junto a enfermos trasplantados e inmunodeprimidos, según han denunciado profesionales del hospital a este periódico. El problema estriba en que los cuatro puestos de aislamiento que tiene la observación se encuentran ocupados, circunstancia que obliga a recurrir a lo que se conoce como aislamiento virtual, que consiste en ponerles una mascarilla a los enfermos y separarlos con un biombo, ha explicado un médico a SUR.

«Estamos soportando una saturación brutal por la gripe. Nos vemos desbordados continuamente. Los pacientes con un cuadro gripal deben estar aislados de los demás enfermos, pero cuando los puestos que tenemos para esa función están llenos, no queda otra que aplicar el aislamiento virtual, tener a los pacientes con una mascarilla y poner un biombo de separación», ha indicado el facultativo.

El área de observación de Carlos Haya, que cuenta con 22 camas y nueve sillones, está dividida en dos zonas. En una hay tres puestos para aislar a los pacientes que lo necesitan y en la otra se cuenta con un solo puesto de aislamiento. «En estas fechas, con el incremento de la gripe y de las infecciones respiratorias, necesitaríamos más espacio para poder garantizar un aislamiento real a los enfermos», han asegurado fuentes sanitarias. Han añadido que la falta de camas en la unidad de cuidados intensivos del hospital provoca que pacientes que deberían estar ingresados en la UCI permanezcan en la observación de urgencias de Carlos Haya.

Por su parte, profesionales de enfermería de las urgencias han criticado que están llevando a cabo el trabajo con menos personal del que corresponde, lo que acentúa los problemas y les origina estrés y ansiedad, ya que se enfrentan a una fuerte carga de actividad. A ese respecto, tanto médicos como enfermeros reclaman un incremento de profesionales y mejoras y que la dirección del hospital abra la nueva observación de urgencias.

Versión del hospital

Por su parte, fuentes oficiales aseguraron que la dirección del hospital Regional y el responsable de la de Urgencias niegan que haya pacientes ingresados en observación que hayan sobrepasado las 24 horas. Asimismo, "es una irresponsabilidad decir que en este servicio del centro sanitario haya pacientes inmunodeprimidos y trasplantados junto a pacientes con gripe". A ese respecto, dijeron que "los usuarios con enfermedades respiratorias, ubicados en puestos individualizados, cuentan con las medidas de contención estipuladas en esta zona del hospital, según los criterios marcados por higiene y seguridad del paciente y el sistema de vigilancia epidemiológica de Andalucía".

Igualmente, aseguraron que "es incierto que existan pacientes a la espera de una cama en la UCI del hospital, donde en este momento hay nueve puestos libres. Además, la comisión de alta frecuentación dispone de recursos adicionales en caso de necesidad". Las fuentes recordaron que estamos en época de alta frecuentación y por lo tanto en época de enfermedades estacionales con el agravante del aumento de las asistencias a pacientes pluripatológicos. Ante este incremento todos los recursos del hospital están disponibles para atender la demanda de los ciudadanos. Por tanto, "la calidad asistencial está absolutamente garantizada. Además, la plantilla en este servicio es la correcta y la que dicta el Plan andaluz de Urgencias y Emergencias".