Sábado 21 Abril 2018

 facebook  twitter  instagram 

"La han vuelto a liar con las 37,5 horas"

Estimados compañeros:

Estábamos con la mosca detrás de la oreja sobre el invento que estarían tramando desde la Junta para que los empleados públicos completaran esas 2,5 horas semanales que ya tenemos vigentes de nuevo por obra y arte del gobierno central y el TC.

Nos temíamos que, en el ámbito sanitario, como siempre, iban a marcar diferencias, como no, para discriminarnos respecto al resto de funcionarios. Teníamos razón a la hora de sospechar, pero esta vez estos personajes se han superado a sí mismos y la han vuelto a liar parda.

No hay más que ver los periódicos nacionales de esta mañana y de ayer tarde para darse cuenta del circo que se han montado sin despeinarse ni sonrojarse.

Y todo, de nuevo, a costa de los profesionales. Nos imaginamos la imagen que volvemos a tener los andaluces para el resto del país.

No queremos entrar en el tema de la meditación budista ni la autoayuda (ambas muy necesarias para soportar a diario a esta gente) pero es bueno que podáis formar vuestra propia opinión con la información suficiente.

Por eso os ofrecemos el enlace al documento donde aparece el catálogo de tareas de “teletrabajo” para completar las 37,5h de todos los empleados públicos andaluces y podáis comparar las propuestas para otras administraciones de la Junta con las que han pensado para el ámbito sanitario.

La Agencia de Calidad “made in la Junta” (yo me lo guiso, yo me lo como) y la Escuela Andaluza de Salud Pública se van a poner las botas.

 

Hola soy médico. Trabajo desde hace dos décadas para la sanidad pública como Especialista en Cirugía General y del Aparato Digestivo.  No sé si publicará esta carta, pero por lo menos lo intento.

He revisado entre el asombro y el regocijo las noticias al respecto del bragado maquinista capaz de parar su tren para no poner en peligro potencial a sus ocupantes, al superar el tiempo que de forma continuada podía conducirlo. Digo bragado porque hay que tener valor para exponerse al calvario de investigaciones, expedientes, sanciones y demás presiones que la empresa le va a hacer soportar. Seguro había sido más fácil seguir hasta llegar a su destino, como seguro él mismo y muchos de sus compañeros, ha hecho otras veces, ya que, hasta que pasa, nunca pasa nada, por conducir dos o tres horas más.