Sábado 20 Enero 2018

 facebook  twitter  instagram 

CABSMMA

RPRONDALa escasez de personal, la precariedad laboral y la ausencia de ofertas atractivas del SAS colocan a esta parte de la provincia en una delicada situación de fuga y déficit médico

El Sindicato Médico de Málaga quiere exigir al SAS que se mantengan abiertos todos los puntos de atención a urgencias de la comarca de Ronda (El Burgo, Ronda, Benaoján, Algatocín y Cortes de la Frontera) y contratar a tiempo completo a diez médicos -mínimo- más para así ofrecer un servicio normalizado en Atención Primaria y Urgencias y evitar la fuga de facultativos que se está produciendo por la escasez de atractivo en las condiciones laborales que se tienen y se ofrecen.

Este sindicato quiere incidir en la situación que están viviendo los Médicos de Atención Primaria (médicos de familia y pediatras) de la zona de Ronda por la manifiesta escasez de personal desde antes del verano y la dificultad que va a tener el SAS para poder traer a los médicos necesarios si sigue imponiendo malas condiciones laborales y contratos precarios.

Según conoce el SMM el Plan de Renovación de la Atención Primaria anunciado por la Junta este verano ha creado nuevas plazas para médicos de familia en otras zonas de la provincia, pero no en ésta.

Así las cosas, este plan no ha tenido implantación en la zona de Ronda y los planes del Servicio Andaluz de Salud (SAS) serán contratar a un solo enfermero para toda el área y todos sus pueblos. Lejos de beneficiar a esta parte de la provincia, lo que auguramos es que este plan se llevará profesionales hacia otras zonas de la provincia.

Según ha podido saber este sindicato este verano no ha habido ningún sustituto para poder mantener la atención sanitaria de la comarca ni sus puntos de atención de urgencias. Los médicos han terminado por cubrir toda la actividad a base de aumentar el número de horas de consulta y de guardias y de disminuir las horas de descanso hasta límites de riesgo para su salud. Además, el número de médicos que hace guardias es cada vez menor debido al aumento de la edad de la plantilla.

Tras el verano, la situación se ha vuelto ya estructural y apenas se han cubierto las jubilaciones. La situación, como ha venido a denunciarse, no puede seguir por más tiempo.

Aún quedan médicos contratados a tiempo parcial al 33% y 50% en lugar de crear las plazas necesarias para normalizar toda la actividad. Estos médicos siguen trabajando desde hace meses hasta 250-260 horas de media al mes pese a su tipo de contrato. El resto de los compañeros lo hace igual, cubriendo las ausencias de los demás y con jornadas maratonianas.

En zonas como Algatocín ya es habitual que haya profesionales que trabajen 31 horas seguidas sin descanso, cuando lo máximo permitido son 12 ampliables a 24 completando la guardia. Tampoco se respetan los descansos mínimos de 36 horas seguidas una vez por semana. Este sobreesfuerzo ha permitido que los usuarios apenas perciban el grave problema más allá de que cambia frecuentemente el médico que los atiende.

Si a lo anterior se le suma que las direcciones de sus centros les aplican una autentica ingeniería contable para pagarles menos horas que las trabajadas y a menos precio del establecido se consiguen los ingredientes para que piensen en irse a otros sitios. Y esto también dificulta el reclutamiento de nuevos especialistas.

Por todo ello, los médicos dirigieron este martes un escrito a las altas instancias del SAS y la Consejería pidiendo una solución, escrito que el Sindicato Médico de Málaga respalda en todos sus extremos. Se exige que el Plan Andaluz de Urgencias y emergencias se cumpla en esta área y para ello son imprescindibles más contrataciones, lo que va a exigir un cambio radical en la política de personal, la creación de una Unidad y una reorganización de toda la Atención Primaria de la Comarca.