Viernes 24 Noviembre 2017

 facebook  twitter  instagram 

SGOBIERNOPrimera reunión de Administración, sindicatos, colegios y fuerzas de seguridad para su prevención

Por primera vez fuerzas de seguridad, sindicatos, colegios profesionales, Subdelegación del Gobierno y Delegación de Salud se han reunido para impulsar medidas de cara a atajar las agresiones en los centros sanitarios. Han acordado crear un observatorio sobre esta violencia, hacer un mapa de los puntos de riesgo y -a propuesta de CCOO- incorporar también a la Fiscalía al grupo de trabajo. El encuentro fue ayer, a instancias de la Subdelegación del Gobierno. Todas las partes han avanzado en coordinación y colaboración para prevenir una violencia que cada dos días -sólo entre los casos denunciados- provoca dos ataques físicos o verbales.

Durante el encuentro, el subdelegado, Miguel Briones, presentó a los interlocutores provinciales de la Policía Nacional y Guardia Civil que se designan para estos casos. Se trata de Antonio Bolívar y Francisco Díaz, respectivamente. Esa tarea correrá a cargo de la Policía Nacional en la capital y las grandes ciudades y de la Guardia Civil en los pueblos pequeños. También habrá mediadores territoriales de ambas fuerzas de seguridad para intentar prevenir los conflictos.

El secretario de Sanidad de CCOO, Rafael González, se mostró "gratamente sorprendido" por los avances del encuentro. "La Subdelegación se ha comprometido a aprobar la mayoría de las reivindicaciones de nuestra organización sobre este tema", dijo. También el secretario provincial del Sindicato de Enfermería, Juan José Sánchez, se congratuló de la "implicación" de la Subdelegación que tuvo la iniciativa de convocar el encuentro. Fue una primera toma de contacto. En enero volverá a reunirse el grupo para avanzar en las medidas a desarrollar que incluyen también una base de datos de las agresiones que se registren y la mayor coordinación con la seguridad privada de los centros sanitarios.

Iniciativas que se desprenden de una instrucción de Interior

La instrucción 3/2017 de la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior es el germen de las medidas que empiezan a tomarse desde la Policía Nacional y la Guardia Civil para atajar las agresiones en los centros sanitarios. "Se trata de ofrecer herramientas a los profesionales para que puedan adoptar medidas de autoprotección y a la vez sean conscientes de la dimensión que tiene su consideración como autoridad pública ante el hecho de ser objeto de una agresión, y la conveniencia además de interponer denuncias", explicó el subdelegado del Gobierno, Miguel Briones. El objetivo es crear canales fluidos y permanentes de comunicación entre fuerzas de seguridad, autoridades sanitarias, colegios profesionales, sindicatos y Fiscalía para poner coto a esta violencia.

 

Fuente: malagahoy.es