Viernes 24 Noviembre 2017

 facebook  twitter  instagram 

  • Noticias

La penosa situación de la Atención Primaria en el SAS y todas las promesas incumplidas

PLANAP

Desde que se presentó a bombo y platillo por parte de la C. de Salud, hace ya año y medio, el Plan de Renovación de la Atención Primaria, estamos esperando que las propuestas y acciones que allí se recogen se lleven a cabo. Seguiremos esperando, ¿verdad?

Hace año y medio, se presentó por parte de la Consejería de Salud y la Gerencia del Servicio Andaluz de Salud (SAS) el Plan de Renovación de la Atención Primaria. En la presentación de dicho plan, del cual ya nos hicimos eco en nuestra web, venían recogidas propuestas, líneas de intervención y acciones.

Meses después de aquella presentación, la presidenta de la Junta de Andalucía comenzó a pregonar las virtudes del plan, y parecía que esta vez sí iban en serio con aquello de “potenciar la Atención Primaria”. Llevamos décadas escuchando esto, pero ahora la diferencia es que el SAS ha puesto en marcha un desfile de presentaciones en actos públicos y a la prensa, que no a nosotros, de las bondades que va a suponer para el Sistema Sanitario Público Andaluz (SSPA) la apuesta por este plan.

La situación actual de la Atención Primaria (AP) es tan crítica que incluso el propio SAS se inventó una nueva “productividad” para este verano, por el que se podrían ofertar, dentro del propio equipo de AP, las sustituciones de sus compañeros facultativos que estaban de vacaciones y que no iban a ser cubiertas, en horario de tarde, a razón de 4 horas por jornada y con una retribución de 35,65 €.

Ni que decir tiene que esta última medida ni fue consensuada ni acordada con los sindicatos. Lo que sí hizo el Sindicato Médico Andaluz (SMA) fue registrar una petición dirigida a la Dirección General de Profesionales del SAS, en la que se le pedía que esa productividad fuese negociada, al tiempo que se le solicitaba a la administración una serie de mejoras en la misma. La respuesta en la mesa sectorial fue que aceptaban discutir esas mejoras. Pero la realidad es que hoy en día ni se ha implantado ni se ha vuelto a hablar ni se va a hablar más. Otra promesa caída en el saco roto del SAS, cuyo agujero debe ser enorme.

También se ha hablado de la productividad para remunerar el especial rendimiento en las áreas quirúrgicas, y que ha venido a acentuar la discriminación que sufren los profesionales de AP incluso en los temas retributivos (ver noticia del 25 de septiembre). Hoy en día seguimos sin respuesta de la administración a nuestras peticiones. Por desgracia no nos sorprende; es lo habitual del SAS. Lo presentan, lo dan por bueno y no se habla más. Esperamos que no tengan la desfachatez de pedirnos nuestra firma para contar con nuestro beneplácito y hacernos cómplices de su mala gestión sobre algo que no hemos podido negociar, ni siquiera debatir.

De igual forma tampoco han negociado nada acerca de la creación de las Unidades de Gestión Clínica de urgencias en Atención Primaria. Y ya han empezado a crearlas…

Las condiciones laborales de los dispositivos de apoyo es otro de los grandes problemas de los profesionales de la AP. Gracias a la insistencia y perseverancia del SMA se iniciaron mesas de negociación, que por interés de la propia administración quedaron diluidas en el contenido y en el tiempo, pues hace un año que no nos vuelven a convocar. En este tema, como en otros muchos, el SAS siguió su habitual estrategia de empezar a hablar para que no digan que no se quiere negociar, pero no concluyen nada; las dejan muertas.

Y del Plan de Renovación de la Atención Primaria ¿qué podemos decir? ¿Que la gerente del SAS dijo que nos citarían para abordarlo, analizarlo y explicarlo en profundidad? Sí, lo dijo, pero seguimos sin saber nada. Nos enteramos por la prensa o por nuestros compañeros de los centros de salud que les ha tocado la lotería y ya se están asignando los famosos cupos que se van a crear. Pero a nosotros, a los representantes de los trabajadores en la mesa sectorial ninguna información. Ni de cómo se han aplicado los famosos ACG (Adjusted Clinical Groups) ni de dónde van los cupos.

Finalmente, pongamos que hablamos de nuestra exigencia de implantar en AP la continuidad asistencial, aprobada en 2006 y publicado en BOJA. La respuesta del SAS es que de eso no piensan hablar, como no han hablado en estos 11 años desde su aprobación. Fieles a sus principios, donde dije digo…ahora ni digo ni hago nada.

Como quiera que todo esto lo pensábamos hablar con la propia gerente del SAS, si es que atendía a nuestra petición de cita y no ha sido posible, pues como ya avanzamos en la noticia del día 30 de octubre de 2017 la gerente no nos da cita, hacemos pública nuestras quejas y opiniones por este medio, que de momento no pueden censurar. Este es nuestro SAS. No negocia.

Nos llaman para salir en la foto y darse autobombo, simulando que se negocia, que cuentan con el apoyo de los sindicatos, pero es mentira. Y si, como avanzan algunos analistas políticos, quizás pudiera haber elecciones en unos meses, ahora les toca hablar de las bondades de su Plan de Renovación de la Atención Primaria, para darse publicidad, para dar la sensación de que por fin se toman en serio las condiciones laborales de los profesionales del SAS, quizás en un intento algo estéril de lavar la imagen tan mala que tienen y puesta de manifiesto por los numerosos movimientos de mareas sociales que han acontecido en los últimos tiempos y que tanto daño les están haciendo.

Sólo les importa lavar su Imagen. Una vez que pasen las elecciones…

Sra. Consejera de Salud y Sra. Gerente del SAS: seguimos esperando a que quieran negociar algo con nosotros, aunque sea 11 años después de haberlo aprobado. Seguimos esperando que nos den cita. Y lo que es más importante: nuestros compañeros y la ciudadanía siguen esperando a que alguna de sus promesas se haga realidad y que la calidad de la asistencia sanitaria prestada no dependa, como hasta ahora, sólo del esfuerzo, la vocación y la profesionalidad de los facultativos.

Fdo. Comité Ejecutivo SMA