Sábado 18 Noviembre 2017

 facebook  twitter  instagram 

CABSMMA

El SAS discrimina a sanitarios que están de permiso de maternidad o paternidad al no formalizarles contratos temporales reales

El gabinete jurídico del SMM ha ganado en reiteradas ocasiones todos los litigios que sobre este tema llegan a la vía judicial. El SAS comete fraude ante la Seguridad Social y los trabajadores y continúa con esta práctica amparado en el miedo de los temporales a represalias por denunciar unos hechos anticonstitucionales

El Servicio Andaluz de Salud (SAS) estaría incumpliendo reiteradamente el derecho laboral, defraudando a la Seguridad Social y quebrantando con su actuación hasta la Constitución Española al discriminar por condición personal o social a los/las sanitarias temporales con permiso de maternidad o paternidad, a los que no les estaría formalizando sus nuevos contratos a pesar de ofertárselos por la Bolsa Única.

Según le consta por numerosos casos al Sindicato Médico Málaga (SMM) la administración andaluza estaría actuando ilegalmente y podría estar provocando de forma indirecta a los trabajadores temporales a no tener hijos, incluso, ya que esta condición les supondría no encadenar nuevos contratos de manera normal sino hacerlo con unos certificados virtuales de trabajo que no contemplan algunos derechos y cantidades económicas extra de salario que les pertenecen por ley.

De esta forma, un contratado que esté en permiso de maternidad/paternidad y le toque encadenar un nuevo contrato no tendría los mismos derechos laborales que el resto de contratados de su tipo ya que está dejando de cobrar el complemento de maternidad/paternidad que le pertenece en esa situación junto a lo que recibiría de la Seguridad Social por su situación.

De la misma forma en esta coyuntura el SAS no estaría pagando por ellos a la Seguridad Social ya que el periodo de permiso no computa como trabajo efectivo.

En un cálculo general, el SAS se estaría ahorrando con esta jugada unos 3.000 euros de media por cada 'certificado virtual' anómalo de los que hace, en vez del nombramiento real, y que también tendría otras consecuencias como que ese tiempo 'de limbo' contractual no computaría para cualquier tipo de oposiciones a las que acceda el afectado posteriormente.

La cantidad que el SAS estaría escamoteando de manera fraudulenta a la Seguridad Social resultaría millonaria en la suma de todos los casos hasta ahora registrados y estaría respaldada básicamente en el miedo existente de los contratados temporales a revolverse contra la administración que les contrata. En la posibilidad de represalias.

En este sentido, el SMM quiere recordar que ha presentado numerosas denuncias de este tipo en los últimos años y ha recibido sentencias favorables consecutivamente, dado el carácter flagrante de la irregularidad de cara a cualquier juez.