Jueves 21 Septiembre 2017

 facebook  twitter  instagram 

La protesta se ha llevado a cabo este lunes en la puerta del Hospital Carlos Haya

Profesionales sanitarios se han concentrado en la mañana de este lunes en la puerta del pabellón A del Hospital Carlos Haya en defensa de la jornada de 35 horas semanales. La protesta ha sido convocada por el Sindicato de Enfermería (SATSE) el Sindicato Médico Andaluz (SMA), el Sindicato de Técnicos de Enfermería (SAE), la Federación Andaluza de Técnicos Superiores Sanitarios (FATE) y el Sindicato Andaluz de Celadores Conductores (SACECO). Estos sindicatos profesionales han puesto en marcha la convocatoria de movilizaciones en defensa de la jornada laboral de 35 horas semanales.

CONCHRU1

Con esta medida, los sindicatos sanitarios denuncian "el ataque que supone el recurso interpuesto por el Gobierno Central contra la jornada laboral de 35 horas vigente en Andalucía", un hecho que ha generado incertidumbre e inestabilidad laboral a miles de profesionales, han dicho los convocantes de la concentración. Por eso, con estas movilizaciones hacen un llamamiento tanto al Ejecutivo central como al andaluz para que se saquen a la sanidad Pública, y en especial a los profesionales que la hacen posible cada día, de la confrontación política.

CONCHRU2

De no alcanzarse un acuerdo SATSE, SMA, SAE, FATE y SACECO apelan a que la Junta de Andalucía, si realmente quiere realizar una defensa de los derechos de sus trabajadores, ejerza su capacidad de autoorganización para respetar las condiciones laborales de los profesionales, así como el empleo generado por la vuelta a las 35 horas. Sin olvidar la calidad asistencial y seguridad para el paciente aportados por la recuperación de profesionales para dar atención sanitaria y cuidados.

Los sindicatos profesionales aseguran que no pueden permanecer impasibles ante la posibilidad de retorno a las 37,5 horas, ya que esta jornada laboral cuando estaba vigente trajo consigo muchos problemas, tanto a nivel de efectivos como en su aplicación. "Y es que la jornada de 37,5 horas supuso una destrucción de empleo importante en la sanidad, lo que generó un elevado déficit de profesionales en los centros, y por ende, un empeoramiento del servicio prestado a la ciudadanía", han asegurado.