Lunes 20 Noviembre 2017

 facebook  twitter  instagram 

Carta dirigida a Dª Marina Álvarez Benito, Consejera de Salud de la Junta de Andalucía donde le recordamos cómo se sienten engañados los médicos de Atención Primaria y exigimos que se tomen medidas urgentes para este nivel.​

Estimada Sra. Consejera de Salud de la Junta de Andalucía: le doy la bienvenida al cargo y le deseo mucha suerte en su nueva andadura. La va a necesitar.

Desde estas líneas le pido que tenga en cuenta las reivindicaciones de la Atención Primaria. Espero que usted le preste la atención que se merece nuestra Atención Primaria y que ningún Consejero de Salud hasta ahora le ha prestado.

Hace años que venimos escuchando que la Atención Primaria es el eje vertebrador del sistema. No lo parece y no lo es.

Los profesionales que trabajamos en la Atención Primaria nos sentimos ninguneados de manera constante desde hace muchos años. Siempre hemos sido el patito feo de la asistencia sanitaria, la Administración sanitaria continúa disminuyendo la inversión en Atención Primaria hasta representar solo el 14,2% del gasto sanitario público.

A la administración le interesa más invertir en aquello que tiene más repercusión mediática, lo que interesa es colgarse la medalla de la última técnica diagnóstica o terapéutica que tiene el hospital, o los trasplantes que se hacen, o las listas de espera. Y todo eso está muy bien, pero no es lo único.

En Atención Primaria tenemos magníficos profesionales con unas demandas que paso a detallarle:

  • ¿Para cuándo la continuidad asistencial en Atención Primaria? Las listas de espera en primaria se quitan aumentando el número de pacientes al día: 70, 80, los que haga falta. ¿Dónde está ese acuerdo que decía que en primaria también se iba a implantar la continuidad asistencial? Papel mojado.
  • ¿Y los acúmulos de cupo? No se pagan a pesar de estar regulados. ¿Por qué? Porque la Administración hace trampas y reparte a los pacientes, unos por aquí y otros por allí, y aquí no pasa nada. Y no se pagan…y no pasa nada.
  • ¿Y los dispositivos de apoyo? Sin jornada regulada, sin cuadrantes de guardias, sin saber muchas veces dónde tienen que ir a trabajar al día siguiente, sin saber si las horas de guardias se computan como ordinarias o complementarias, estando permanentemente localizados en su teléfono, disponiendo de su vehículo, etc. Hace unos meses, tras años de solicitarlo por nuestra parte, hubo una serie de reuniones para intentar renegociar las condiciones leoninas en las que trabajan estos profesionales. No sirvió de nada. Barro en el suelo, cortina de humo, jugar a enredarlo para que todo quede difuminado, y finalmente no se renegoció nada. Todo sigue igual.
  • ¿Y la sobrecarga burocrática en primaria? ¿Cuántos documentos, formularios, iconos debemos rellenar en la historia clínica para que todo quede recogido, aunque no podamos ni mirar a la cara al paciente?
  • 4 minutos por paciente. Esa es la media que tenemos para ver a nuestros pacientes ¿Cree que es de recibo? ¿Qué sería usted capaz de hacer en 4 minutos? Exigimos, de nuevo, 10 minutos por paciente.
  • ¿Y los DCCU? Los médicos no cobran ni nocturnidad ni festivos; otros colectivos sí. Una clara discriminación es la que sufren los médicos de DCCU. Y no pasa nada…
  • ¿Y los odontólogos, para cuándo se va a equiparar sus retribuciones de TIS/TAE, factor H y C a la de los médicos de familia y pediatras? ¿No cree que es justo?
  • ¿Y la carrera profesional para el Cuerpo A4? Estos profesionales no la tienen ni está en vías de que la vayan a tener. ¿Entiende usted que estén molestos?
  • ¿Y los mapas de competencias para los técnicos de salud? Nadie sabe cuáles son sus funciones, ni ellos ni sus superiores. Así les va, que les encargan todo lo que nadie quiere. Y no pasa nada…

Sra. Consejera: hace años, muchos años, los médicos de Atención Primaria atendían a sus pacientes en la consulta. Por cierto, con personal auxiliar que también nos quitaron. Hoy no pasamos consulta. Hoy “despachamos” a clientes con prisas, sin recetarle mucho, sin pedirle muchas pruebas y sin derivar porque cuestan dinero, y a ser posible que no haya reclamaciones.

No es de extrañar que cada vez haya menos profesionales que quieran trabajar en Atención Primaria, pues las condiciones laborales son las peores del sistema sanitario. La especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria queda relegada año tras año a los últimos puestos del MIR. Por algo será. Y un gran número de especialistas en Medicina Familiar vuelven a presentarse al MIR para hacer otra especialidad, porque en primaria no hay quién pueda trabajar bien y tener el reconocimiento que se merecen. Seguimos siendo el patito feo. No hay interés en que esto cambie. Y no pasa nada…

La Atención Primaria está concebida exclusivamente como un muro de contención que sirva para parar a la avalancha de pacientes que acuden al Sistema Sanitario Público, en el que se nos dice a los facultativos: no recetéis, no derivéis, no pidáis pruebas complementarias y haced bien vuestro trabajo en 4 minutos. Eso es la Atención Primaria.

Hace un año aproximadamente, su antecesor presentó el Plan de Renovación de la Atención Primaria. Seguimos estando igual de mal. El patito feo no se ha convertido en cisne porque nada ha cambiado.

Sra. Consejera, la Atención Primaria existe. Exigimos existir y exigimos que se respeten nuestros derechos porque nuestros pacientes se lo merecen.

Vocalía de Atención Primaria del SMA