Domingo 19 Noviembre 2017

 facebook  twitter  instagram 

La nueva gerente del SAS, Francisca Antón, es conocida por su talante dialogante y su trato cercano, pero también por su dura gestión economicista

Su etapa al frente del hospital Torrecárdenas ha estado marcada por los recortes, los contratos precarios, el colapso de las urgencias y la falta de camas

Francisca Antón Molina, quien ha sido directora del Complejo Hospitalario Torrecárdenas de Almería desde 2008, se ha convertido en la tercera gerente del Servicio Andaluz de Salud (SAS) en el último medio año, después de que sus predecesores, José Manuel Aranda y Mariano Marín -quien ha permanecido en el cargo solo cinco meses- hayan sido devorados por la fuerza de las mareas blancas, por mucho que éstas hayan elogiado el carácter dialogante de Marín y hayan criticado abiertamente su destitución.

Pero a la nueva consejera de Salud, Marina Álvarez, parece no haberle temblado el pulso para decidir el relevo y apostar por Antón -considerada ante todo como una fiel ejecutiva del 'sistema' y firme ejecutora de sus directrices políticas- para asumir los retos y asignaturas pendientes del sistema sanitario público andaluz, ante los desafíos que siguen planteando los movimientos ciudadanos contra los recortes y por la mejora de servicios.

Francisca Antón (Úbeda, 1957), licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Granada, aterrizó en Almería a principios de los años 80, y casi desde el principio asumió diferentes funciones directivas. Antes de dirigir Torrecárdenas, fue gerente del Área de Gestión Sanitaria Norte de Almería (2005-2008) y del Hospital La Inmaculada de Huércal-Overa (2001-2005).

Su etapa como gerente de Torrecárdenas ha estado marcada por los recortes, los contratos precarios, el colapso de las urgencias, la paralización de obras fundamentales para la provincia, como el Hospital Materno Infantil, el aumento de las listas de espera y la falta de camas, aunque de forma paralela se han privatizado servicios y se han alquilado camas a centros privados. Este balance ha llevado a la Marea Blanca de Almería a expresar su enorme "sorpresa" por su nombramiento, y su temor a que pueda aplicar las mismas políticas en el SAS.

Profesionales que han trabajado junto a ella en los últimos años coinciden en destacar su carácter "dialogante, accesible y su trato cercano y amigable", como apunta Francisco Durbán, presidente del Sindicato Médico de Almería. Sin embargo, Durbán también resalta que, pese a este buen talante, "después no modifica nunca un milímetro sus posturas y decisiones". Unas decisiones, una política y un modelo de gestión que, según resume, han estado marcados ante todo por "criterios economicistas, y el recorte del gasto".

"El ahorro sistemático ha sido su gran mérito para ascender", expone Antonio Moreno, responsable de Sanidad de CSIF en Almería, quien no obstante ve en ella dotes de gestión y destaca también su talante abierto y accesible. Durbán y Moreno coinciden al señalar que la designación de Francisca Antón puede ser "buena para el Gobierno andaluz, pero una mala noticia para la sanidad pública", si es que continúa con el modelo de gestión que ha aplicado en Almería.

Pero Antón también ha contado con apoyos en Torrecárdenas, y no solo en sus colaboradores, sobre todo entre los sindicatos UGT y CCOO. Juan Vergel, responsable de Sanidad de CCOO en la provincia, considera que "dentro de lo que cabe, y a pesar de los recortes, la falta de sustituciones y otras medidas de ahorro, la gestión de Francisca Antón no ha sido mala, sobre todo porque siempre ha sido cercana a los trabajadores". A su juicio, la ya ex gerente de Torrecárdenas no ha ejercido una gestión economicista por su propia iniciativa, sino que "ha tenido que apechugar con los recortes, en unos casos de la Junta y en otros del Gobierno".

Denuncia en Huércal-Overa

Rosalía Espinosa, parlamentaria andaluza del PP, dice no poder sino lamentar el nombramiento de Francisca Antón como gerente del SAS, atendiendo a la "pésima gestión" desarrollada en Almería. Pero además ha recordado que al día de hoy su partido sigue sin haber recibido una aclaración de la Junta sobre una "grave denuncia" presentada contra ella cuando dirigía el hospital de Huércal-Overa.

"Como informó la prensa, un facultativo denunció que Antón alcanzó presuntamente un pacto con un alto responsable médico, por el que el centro pagó el sueldo a la mujer de éste, una matrona, durante tres años a pesar de que no había trabajado en ese periodo. Después de que un juzgado instruyera la causa, aún desconocemos qué sucedió realmente, aunque el PP pidió explicaciones al Gobierno andaluz", señala. El médico denunció a los responsables del hospital ante la Fiscalía por un presunto delito de malversación de fondos públicos.

La Consejería de Salud reconoció entonces que, tras una denuncia anónima, abrió una investigación que acabó con la devolución del dinero cobrado indebidamente por la matrona, unos 90.000 euros, debido a "un error administrativo". Poco después de aquello, Francisca Antón fue ascendida y nombrada gerente del Hospital Torrecárdenas.

Fuente: elmundo.es